Público
Público

Reválida nacional para Messi

'La Pulga' no ha ganado aún un título con una selección absoluta de Argentina que no ha conquistado nada desde hace 18 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Hoy arranca la Copa América y Argentina, la anfitriona, ya no puede hacer esperar más a un país que no conoce la gloria en un torneo absoluto desde que en 1993 levantara, precisamente, su última conquista continental. Demasiado para una selección con tanta mística y palmarés. En medio de esa presión por ganar o ganar, Messi acapara el peso de los focos en su propio país. Se espera de él que por fin lidere a un equipo campeón. Se le acusa de no ofrecer el mismo rendimiento que en el Barça. Los argentinos quieren ver el esplendor europeo de la Pulga con la albiceleste puesta.

También será medido Batista, que se juega el puesto. El sustituto de Maradona en el banquillo ha tratado de crear el ecosistema ideal para que Messi, que es su salvoconducto para seguir en el cargo, se sienta como en el Barça. Batista se aferra tanto a Messi que no ha dudado en airear que Argentina debe jugar con el libreto de Guardiola. Tampoco Messi puede hacer esperar más a su propia voracidad, la misma que le ha llevado a ganarlo todo marcando cientos de goles. Ante los suyos, Messiconfía en curar las urgencias de la selección y reivindicarse. Su primer éxito con la absoluta (consiguió el Mundial sub 20 de 2005 y el oro en Pekín 2008) le ayudaría mucho en esa conquista definitiva del corazón de los argentinos.

Los argentinos esperan que Leo, por fin, lidere una selección campeona

El elenco de atacantes que acompaña a la Pulga es temible: Agüero, Higuaín, Di María, Lavezzi. Tévez, Diego Milito. Pero no sólo pueden jugar delanteros y en las otras líneas, pese al equilibrio de Mascherano y el talento de Pastore, el nivel de la albiceleste es muy inferior. Bolivia, Colombia y Costa Rica son rivales de grupo asequibles.

Como siempre, el otro gran favorito es Brasil, vigente campeón, que cuenta con una selección todavía más joven que la argentina. Con menos estrellas (el mediapunta Ganso, los delanteros Neymar, Robinho y Pato), la canarinha presenta más equilibrio. Lo avalan la solvencia del joven central Thiago Silva y la experiencia del capitán Lucio en el eje de la zaga. Incluso la portería, habitual talón de Aquiles brasileño, parece mejor cubierta que nunca con Julio César. La tradición de laterales ofensivos aporta siempre un arma de más y Alves y Maicon son los mejores del mundo. Marcelo no está, según Menezes, por escaquearse de un amistoso. Como Batista, Menezes también será examinado. Se juega ser el seleccionador de Brasil en su propio Mundial. Compite en un grupo (Ecuador, Paraguay y Venezuela) que no le permite batacazo alguno.

En el grupo C lucharán por el primer puesto Chile, liderada por Alexis Sánchez, y Uruguay, que espera que Forlán enderece su mala temporada y que brille su otra gran estrella, Luis Suárez. México, con ocho ausencias por el escándalo de las prostitutas, y Perú, sin Farfán, Pizarro y Zambrano, llegan muy debilitadas.