Publicado: 06.12.2014 23:26 |Actualizado: 06.12.2014 23:26

Los Riazor Blues se creen víctimas de una emboscada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los Riazor Blues se han concentrado este sábado en memoria de Francisco Javier Romero Taboada, 'Jimmy', el miembro del grupo que falleció hace una semana en los aledaños del Vicente Calderón en una reyerta con el Frente Atlético, y han asegurado que fueron víctimas de una emboscada. Han criticado, asimismo, la falta de apoyo del club coruñés.

Uno de los ultras dio lectura a un comunicado en la concentración a la que acudió cerca de un millar de personas en una plaza próxima al estadio de Riazor. "Si no nos manifestamos hasta ahora fue por guardar respeto a la familia y amigos del asesinado en estos días tan complicados para ellos y para nosotros", indicó al inicio del acto.

Señaló que "la lectura" del comunicado era "un ejercicio de transparencia" contra "una injusticia" porque, aseguró, "no es fácil" tener que justificarse "por las agresiones sufridas el pasado domingo cerca del estadio del Atlético de Madrid pues el balance fue el brutal asesinato" de un miembro de su grupo.

"Resulta lamentable e inhumano que se responsabilice a una persona de clase trabajadora que no tuvo una vida fácil en vez de buscar y condenar a sus asesinos", dijo. "En ningún caso, ni Jimmy ni cualquier persona indefensa, como era él, merece ser apaleado con barras de hierro por un grupo neonazi, golpeado en la cabeza hasta morir y después ser tirado a un río helado desde una terrible altura. Eso se llama asesinato", afirmó.

En el texto, los Riazor Blues negaron que existiera una "cita previa con los miembros del Frente Atlético ni ningún otro grupo partidario se ese equipo". "Riazor Blues simplemente organizó un viaje idéntico a los anteriores, partiendo del centro de nuestra ciudad por carreteras principales, no secundarias, sin ninguna intención de evadir controles policiales, como se ha dicho en algunos medios", señaló.

Relató, según su versión, que "250 miembros del Frente Atlético" les "atacaron armados hasta los dientes al poco de bajar de los autobuses con unas intenciones muy claras: matar".

"Queda esta afirmación demostrada en la cantidad de compañeros que fueron heridos de arma blanca y por el propio asesinado, que después de soportar todo tipo de golpes con palos de hierro, incluso en la cabeza, que según la autopsia fue lo que le causó la muerte, fue arrojado sin piedad al río, como es visible en las imágenes que hemos visto estos días", manifestó. Añadió que los miembros de Riazor Blues "en vez de huir", intentaron defenderse y aseguró: "Gracias a esa decisión hoy solo enterramos a Jimmy en vez de tener que enterrar a cinco o seis aficionados del Dépor".

Riazor Blues también criticó el "acoso" al que se ven "sometidos por la mayoría de medios de comunicación intentando justificar el asesinato de Jimmy, sin mostrar respeto ninguno por el dolor y el sufrimiento que están pasando tanto familia como amigos del asesinado, interrumpiendo constantemente el velatorio para capturar imágenes morbosas y entrometiéndose en una ceremonia privada por lo que la propia policía los expulsó".

Hubo críticas también para los jugadores del equipo: "Nos han pedido compromiso y eso les dimos siempre de forma pasional, les regalamos nuestro máximo afecto y nos parece muy triste que no tuvieran ni la más mínima muestra de afecto a la familia del asesinado en estos dramáticos momentos. Un seguidor del Dépor perdió la vida en un cruel asesinato y su equipo lo ignoró".

"Respecto a la directiva, nos parece vergonzoso y difícil de entender las razones por las que desde el principio sufrimos un acoso total por su parte cuando lo único demostrado hasta ahora es que hubo múltiples acuchillados entre los seguidores del Dépor y uno de nosotros asesinado", resaltó.

La lectura del comunicado finalizó con un mensaje de "pésame" a la familia y agradecimiento "de todo corazón a todas las personas y grupos del estado" que les "prestaron su apoyo, de forma muy especial a los Bukaneros del Rayo", que estuvieron en el hospital, el tanatorio y el entierro.

"Demostraron desde el principio al final su respaldo incondicional con esa humanidad que echamos de menos en otras instancias como directiva, cuerpo técnico y jugadores del Deportivo", indicó el ultra, quien sentenció: "Fuimos víctimas de una emboscada, un deportivista fue cruelmente asesinado".