Público
Público

Ribéry: "Todo el mundo se ríe de nosotros"

Los jugadores de la selección francesa se niegan a entrenar, mientras un miembro de la Federación dimite

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los problemas en la selección de Francia no han acabado, ni mucho menos. A la expulsión de Nicolas Anelka de la concentración gala tras su enfrentamiento con el seleccionador, Raymond Domenech, le sigue la decisión del resto de la plantilla de negarse a entrenar y la posterior dimisión de un miembro de la Federación Francesa de Fútbol.

'Los jugadores no se quieren entrenar aquí, es una vergüenza. En estas circunstancias, he decidido regresar a París y dimitir', afirmó el director adjunto de la Federación , Jean-Louis Valentin, al diario galo 'L'Equipe'.

Por su parte, uno de los miembros más destacados del combinado francés, Frank Ribéry, ha explotado y aprovechó un programa de televisión en directo que se emitía desde el mismo hotel para, sin estar invitado, decir que se siente el hazmerreír del Mundial. 

'Todo el mundo se ríe de nosotros', aseguró, al borde de las lágrimas, el jugador del Bayern de Múnich, que interrumpió, una entrevista con Domenech. Ribéry llegó en zapatillas de andar por casa, se aferró a un micrófono y dio su versión de lo que está sucediendo con una Francia que está al borde de la eliminación del Mundial y acosada por los escándalos.

El último episodio en el que se ha visto el equipo galo se produjo en el entrenamiento matinal del equipo, donde el capitán, Patrice Evra, tuvo un altercado con el preparador físico del equipo, Robert Duverne. El jugador y el técnico se encararon al principio de la sesión y Duverne tuvo que ser calmado por el resto del equipo técnico.

El jugador y el técnico se encararon al principio de la sesión

Duverne, un hombre muy próximo al seleccionador, Raymond Domenech, llegó incluso a lanzar su silbato al suelo. Posteriormente, los jugadores decidieron suspender unilateralmente el entrenamiento, indicó Valentin.

Asimismo, este último enfrentamiento llevó a la decisión de cancelar la sesión prevista para esta tarde, después de una reunión de 20 minutos con Raymond Domenech, en la que se taparon todas las ventanas con cortinas para impedir cualquier filtración a la prensa. Además, el jefe de prensa confirmó a los periodistas que el propio Evra enviará un comunicado cuyo contenido se desconoce.

Ribéry, que no pudo controlar su rabia, reconoció en su asalto a los micrófonos que 'desde hace dos o tres días pasamos momentos difíciles. Estamos sufriendo. Esto ha explotado. Francia está sufriendo. Lo digo con el corazón. Estoy sufriendo', afirmó el jugador, que confesó estar 'acongojado'.

'No hemos mojado la camiseta como hubiéramos debido'

'No hemos estado bien, no hemos mojado la camiseta como hubiéramos debido. Contra Uruguay tratamos de hacer cosas de forma individual, no jugamos en equipo', agregó el futbolista, que se quejó de todo lo que se ha publicado sobre la selección. A causa de todos esos rumores no juegan 'más al fútbol' y eso que 'la selección es un honor, un sueño de niños' pero 'desde la Eurocopa de 2008 no hay más que problemas', indicó.

El jugador negó que sea cierto lo que se ha publicado en relación al enfrentamiento entre Nicolas Anelka y Domenech y minimizó el caso. 'Lo que se ha dicho no es lo que pasó', dijo el jugador, que señaló que eso debe quedar en el secreto del vestuario.

Ribéry defendió a su compañero, aseguró que lloró cuando el jugador del Chelsea dejaba la concentración y afirmó que todo el grupo 'está a su lado'. 'No queríamos que se fuera. Yo también me he cabreado con el técnico en ocasiones, es algo que suele pasar en los clubes. No es normal que alguien sea expulsado por eso', indicó.

También negó que exista un enfrentamiento entre él y Yohann Gourcuff, como ha señalado la prensa. 'Es falso, no tengo ningún problema con él. Es un jugador importante para la selección, le necesitamos. Noté que estaba triste y fui a hablar con él', señaló el jugador, que negó ser 'el cabecilla de la escuela' del vestuario.

'Es falso, no tengo ningún problema con Yohann Gourcuff'

Ribéry indicó que, tras todo lo que se ha publicado de la selección no le quedan ganas de ir a hablar con los periodistas. También negó que Zinedine Zidane se reuniera con él y otros tres futbolistas para que exigieran a Domenech un cambio de táctica y de hombres antes del partido contra México.

'Pregunten al seleccionador si he ido a hablar con él en algún momento', dijo el futbolista apelando al técnico que, sin embargo, se mantuvo callado. 'El entrenador es el patrón, es el que dice como hay que jugar. Nadie le dice cómo hay que jugar ni quien', agregó.

'Soy el primer decepcionado y disgustado, pido perdón a los franceses por no haber hecho el Mundial que debíamos', afirmó el jugador, que pidió luchar 'hasta el final' para jugar 'seriamente' el partido que les resta ante Suráfrica el próximo martes. Francia debe golear a los anfitriones y esperar que Uruguay y México no empaten en el otro encuentro del grupo A.