Publicado: 19.05.2015 21:29 |Actualizado: 19.05.2015 21:29

Richie Porte cede más de dos minutos en el Giro

El australiano es sancionado por recibir ayuda de un corredor de otro equipo. Contador sigue en cabeza de la ronda italiana

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:
Contador, durante la etapa de este martes. EFE/Claudio Peri

Contador, durante la etapa de este martes. EFE/Claudio Peri

El italiano Nicola Boem, del equipo Bardani, se adjudicó la décima etapa del Giro de Italia, entre Civitanova Marche y Forli, de 200 kilómetros, tras la que el español Alberto Contador (Tinkoff Saxo) conservó la camiseta rosa de líder que se enfundó en la quinta etapa y el australiano Richie Porte (Sky) cedió 47 segundos por un pinchazo y fue penalizado con dos minutos más por recibir ayuda de un corredor de otro equipo.

Una jornada, que llegaba tras el primer día de descanso, en la que Boem remató la escapada del día con un tiempo de 4 horas, 26 minutos y 16 segundos. Segundo fue su compatriota Matteo Busato (Southeast) y tercero el también italiano Alessandro Maluguti (Nippo).

El pelotón principal llegó a más de un minuto, mientras que Porte (Sky), uno de los favoritos, sufrió un pinchazo a falta de unos cinco kilómetros y necesitó 44 segundos más que el líder Contador, que sigue al frente de la general con tres segundos de ventaja sobre el italiano Fabio Aru (Astana), 46 sobre el español Mikel Landa (Astana).

Tras la etapa Porte fue penalizado con dos minutos más al recibir la ayuda de un ciclista de oro equipo: su compatriota Simon Clarke, del Orica-GreenEdge. La regla 12.1.040 de la UCI prohíbe la ayuda de un corredor de otro un equipo, lo que castiga con dos minutos y una multa de 200 francos suizos. En caso de reincidencia, el corredor será descalificado.

Richie Porte desciende al duodécimo de la clasificación general a 3:09 de Contador. Un muy mal día para Porte y bueno para el líder Alberto Contador, que le sirvió para restablecer la condición física tras la caída del pasado jueves y que, al margen del percance del australiano, respondió al guión establecido al ser el trazado completamente llano con tan sólo la 'tachuela' de Monte di Bartolo (4a.) en el kilómetro 107.



Una jornada buena para los aventureros y también para los esprinters. Los protagonistas de la escapada del día fueron los italianos Oscar Gatto (Androni-Giocattoli), Nicola Boem (Bardiani-CSF), Alessandro Malaguti (Nippo-Vini Fantini), Matteo Busato (Southeast) y Alan Marangoni (Cannondale-Garmin)

Los cinco italianos se entendieron bien, pero en el pelotón también lo hicieron los equipos con esprinters y el hueco no pasó de los cinco minutos a mitad de carrera, debido al ritmo marcado por el Lotto para André Greipel (vencedor de la sexta etapa), Orica para Simon Gerrans (primer líder de la carrera) e IAM para Matteo Pelucci.

Una escapada que beneficiaba a los primeros de la general, especialmente, al líder Alberto Contador, pues era una guerra de esprinters. Tanto Contador como Aru y Porte se limitaron a seguir el ritmo que les marcaban y guardar fuerzas para etapas complicadas en las que tendrán que salir a un primer plano.

En el grupo de escapados, la novedad fue un pinchazo de Oscar Gatto, que quedó descolgado y absorbido por el pelotón, que, a una docena de kilómetros, había reducido la diferencia a tan sólo minuto y medio, conducido por el Lotto.

El esfuerzo del grupo, sin embargo, no bastó para echar abajo una escapada bien aprovechada por el cuarto formado por Boem, Malaguti, Bosato y Marangoni, entre los que se impuso el velocista del Bardani.

Este miércoles se disputará la undécima etapa, de 153 kilómetros, con salida en Forli y llegada al circuito de Imola al que tendrán que dar cuatro vueltas.