Público
Público

River se queda a un paso del precipicio

River pierde 2-0 con Belgrano por la Promoción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Hace tres días se cumplieron 15 años de la última vez que River ganó su última Libertadores, y en la madrugada de ayer (hora española) se quedó muy cerca de consumar el primer descenso a Primera B Nacional de su historia tras perder en el campo de Belgrano, en Córdoba, 2-0 en la ida de la promoción.

La incomprensión de los aficionados, que no han visto a los Millonarios fuera de Primera en sus 110 años de historia, es total. Para muestra, la docena de espectadores que saltó al césped en pleno partido, tras romper parte de una alambrada, para insultar y empujar a algunos futbolistas de su propio equipo. La Policía tardó en intervenir y tomar posiciones para que no se repitieran los altercados. Por suerte, el incidente no pasó a mayores, pero una vez más quedó en muy mal lugar no sólo el fútbol suramericano, sino también la seguridad en los campos de fútbol. Las autoridades estudian que el partido de vuelta se juegue a puerta cerrada y sin espectadores el domingo en el Monumental de River,

El juego quedó detenido 20 minutos durante la invasión de los ultras. En los incidentes, uno de los jugadores que recibió un empujón fue el paraguayo Román. Él había sido, en el minuto 25 de partido, quien con una absurda mano dentro del área había propiciado el penalti con el que Belgrano se adelantaría por medio de Mansanelli. River se topó después en dos ocasiones con el portero de Belgrano en lejanos disparos de falta directa. Pero, tras la reanudación, fue Belgrano quien amplió la ventaja local con un tanto de Pereyra, que envió a las redes un balón muerto, tras un remate de cabeza a un saque de córner de un compañero.

A falta del partido de vuelta, que se juega el domingo, son pocos en el entorno de River quienes creen en la remontada de un equipo en caída libre frente a un Belgrano crecido desde hace semanas. El conjunto platense, tras una temporada mediocre en la que acabó noveno del Clausura, puede pagar con un descenso su pésimo promedioque es el que manda en Argentina de las últimas tres campañas. River está al borde del precipicio. Se caerá si no gana, al menos, por dos goles.