Público
Público

Robben suma y sigue

Un gol del extremo, que finalmente fue titular, y otro de Sneijder allanan el camino de Holanda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cambio de juego de 30 metros de Sneijder a la banda derecha, Robben la baja pegado a la cal, se va de fuera hacia dentro y dispara raso al palo corto de Mucha. Era el minuto 18 de partido y el destellazo de su estrella de cristal le valió a Holanda para colarse en los cuartos. Una jugada que lleva el copyright del ex madridista.

En ese momento los orange todavía no se habían asomado a los dominios del portero eslovaco y asistían con incredulidad a la sorprendente apuesta de Eslovaquia. El conjunto centroeuropeo anunció que saldría a por todas, pero su atrevimiento rozó la osadia. Acorraló a Holanda de salida, jugando hasta con cinco futbolistas por delante del balón, y lo terminó pagando caro. Cuando más cerca pensaban que tenían la recompensa a su descaro, más cerca estaba su tumba. En esos parámetros es donde mejor se desenvuelve Holanda y un solo contraataque bastó para que la lógica histórica se impusiera en el marcador.

Tras varios amagos de Eslovaquia llegó el crochet de Robben que, por inesperado, fue aún más traumático. El conservadurismo del técnico holandés con su estrella, que sólo había jugado unos minutos ante Camerún, hizo pensar que sería la bala en la recámara de Van Marwijk. Pero el entrenador no dio concesiones y tiró de inicio del determinante extremo. Robben no defraudó y, una vez alistado para la causa, lució sus galones.

Las cabalgadas del 11 por la banda derecha destrozaron al rival e hicieron que el entrenador eslovaco, Weiss, mirara hacia atrás. La irrupción de Robben en el partido coincidió con la deserción de Eslovaquia. La selección centroeuropea reculó esperando el final del primer acto y Holanda, contenta con lo mucho que sacó a su poco trabajo, no puso peros.

Visto que el planteamiento no le daba el premio esperado Weiss lo cambió por completo. Decididió esperar a Holanda y Robben terminó de desatarse. A la primera que le dieron dos metros enfiló hacia el área eslovaco y soltó un misil, esta vez al palo largo, que sacó con muchos apuros Mucha. Sin tiempo de reacción el extremo se fue de todos los defensores que le salieron a su paso y su centro atrás lo estrelló Mathijsen contra el cuerpo del meta de Eslovaquia.

Rugió entonces Holanda y el partido pareció teñirse de naranja. Y llegó entonces la hora de Stekelenburg. El portero holandés, que no había estado exigido hasta hoy, demostró que es un recambio fiable para el mítico Van der Saar. Stoch recibió dentro del área, amagó con disparar y, a la segunda, soltó un latigazo que sólo el meta holandés vio. En la continuación de la jugada el balón le llegó a Vittek que, solo para marcar, estrelló el esférico en Stekelenburg. Respiró entonces Holanda, por saber que tiene portero y porque lo peor había pasado.

Quedaban 20 minutos para el final y el técnico holandés retiró a Robben. Los cambios y el dominio de balón holandés hicieron perecer el encuentro y, en una contra, Kuyt le puso la puntilla en bandeja a Sneijder. Fue la sentencia de Eslovaquia. Aún así los centroeuropeos siguieron intentándolo y el árbitro , en forma de penalti, recompensó tanto esfuerzo. Vittek marcó su gol, el cuarto del torneo, pero ya era demasiado tarde.

Holanda: Stekelenburg, Van der Wiel, Heitinga, Mathijsen, Van Bronckhorst, Van Bommel, De Jong, Sneijder (Afellay, m.91), Robben (Elia, m.71), Kuyt y Van Persie (Huntelaar, m.77).

Eslovaquia: Mucha, Pekarik, Skrtel, Durica, Zabavnik (Jakubko, m.86), Kukca, Stoch, Weiss (Sapara, m.86), Jendresik (Kopunek, m.71), Hamsik y Vittek.

Goles: 1-0, m.18: Robben; 2-0, m.84: Sneijder. 2-1, 92: Vittek, de penalti.

Árbitro: Alberto Undiano Mallenco (ESP). Mostró tarjeta amarilla a Robben (m.32), Kucka (m.40) y Kopunek (m.72)

Incidencias: encuentro de octavos de final del Mundial 2010, disputado en el estadio Moses Mabhida de Durban ante unos 61.900 espectadores.