Público
Público

La Roja defenderá su estrella

La selección española vence a Georgia con goles de Negredo y Mata y certifica su presencia en el Mundial de Brasil del año que viene. Los de Del Bosque no faltan a la cita desde 1974

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Sonaba la música de la caballería en el Carlos Belmonte, y la selección atacaba al ritmo de la trompeta, con todo, pasando por encima de una Georgia que inquietó bien poco pero rozó el gol. Sólo el aclamado Casillas evitó algo que no hubiera hecho nada de justicia a un partido con poca historia. Marcaron Negredo y Mata y sellaron definitivamente el billete de España para el imponente Mundial que se espera en Brasil el año que viene. Le ha costado más en esta ocasión a La Roja que en las dos últimas veces, cuando hizo pleno de victorias y llegó al último encuentro sin nada que jugarse.

Han pasado más penurias los de Del Bosque, por culpa de esos pinchazos ante Francia y Finlandia. El partido del viernes contra Bielorrusia fue el último síntoma de que a España le faltaba algo; la chispa como mínimo. Radicalmente distinto a lo visto esta noche. Salieron los españoles enchufadísimos desde el principio, sabedores del debate generado sobre el juego. Queriendo asegurar la victoria sin sobresaltos ni suspense alguno, pese a que valía un mísero empate.

Revolucionó para ello el salmantino medio once titular. Devolvió a Casillas a la titularidad y concedió los carriles a Juanfran y al debutante Alberto Moreno, sensacional en su estreno. Arriba un rayo con Navas en la banda, que llevó de cabeza a media defensa georgiana, y su compañero en Manchester Negredo, muy intenso todo el partido. El madrileño, que dejó detellos de clase como una espectacular chilena, parece salir con ventaja en la lucha a muerte que se espera en la delantera española, después de estos dos partidos en los que ha dejado dos goles y minutos mágicos.

No la olió la exrepública de la URSS. Se aventuró en ataque más de lo esperado, pero evitó una sangría, una goleada en la primera mitad sólo por la falta de puntería de los de Del Bosque y el acierto de su portero. Georgia repitió el cerrojazo habitual, el que montó también Bielorrusia, pero de poco le sirvió ante el acoso de España. Por las dos bandas, por el centro o con balones largos. Iniesta, héroe local, desplegó el mejor juego de la temporada, espoleado por una jornada de homenaje en Albacete, de donde partió de joven para triunfar en el Barça.

El manchego impartió una clase magistral, suministró decenas de balones a sus compañeros y sirvió el primer tanto a Negredo, para que rematara a placer, con un pase casi imposible cuando la pelota parecía perderse hacia la nada. Se asoció el de Fuentealbilla de manera formidable con el delantero del City, Pedro, Navas o Silva. Volvió el tiki-taka a La Roja ante un rival sin nombre pero algo incómodo. Regresó ese que ni se olió el viernes. El mismo con el que España ha hecho historia con dos Eurocopas y un Mundial. El mismo con el que pretende ganar su segundo Mundial en casa de la más campeona. Será el final de un ciclo para muchos y el comienzo para otros. Se espera sangre nueva en el combinado el verano que viene, la que Del Bosque ha ido introduciendo poco a poco.

Extendió hasta mediados del segundo acto el buen juego España, hasta que Georgia exigió. Hasta que dejaron de presionar y descendió notablemente la intensidad. Justo cuando Mata hizo el segundo tanto tras varios rechaces en el área y espantó cualquier fantasma en un partido en el que La Roja debió golear. Curioso que con idéntico resultado que ante Bielorrusia las sensaciones sean diametralmente distintas. La tremenda ovación del Carlos Belmonte a su hijo pródigo, Andrés Iniesta, fueron el fin perfecto a una nueva fiesta del fútbol español. Los de Del Bosque defenderán la estrella conseguida con gloria en Suráfrica.

2 - España: Casillas; Juanfran, Piqué, Sergio Ramos, Alberto Moreno; Busquets, Xavi (Koke, m.68), Iniesta (Isco, m.84); Navas, Pedro (Mata, m.57) y Negredo.

0 - Georgia: Loria; Lobjanidze, Khubutia, Kvirkvelia, Kashia, Khidesheli; Dzaria, Kobakhidze, Elguja Grigalashvili (Khmaladze, m.78), Shota Grigalasvili (Ebralidze, m.72); y Gelashvili (Modebadze, m.89).

Goles: 1-0, m.26: Negredo. 2-0, m.63: Mata.

Árbitro: Florian Meyer (ALE). Amonestó a Khubutia (54) por Georgia.

Incidencias: Último encuentro de clasificación al Mundial 2014, disputado en el estadio Carlos Belmonte, con 16.400 espectadores en sus gradas.