Público
Público

La Roja Diabólica contra la ex Naranja Mecánica

Mientras España llega a la final de menos a más, Holanda gana sin convencer

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Soy holandés, pero defiendo el fútbol que juega España'. La declaración de intenciones de Johan Cruyff ayuda a vaticinar cómo será la final del domingo, entre dos selecciones que nunca han ganado la Copa del Mundo. La otrora Naranja Mecánica contra La Roja Diabólica. Una Holanda más efectiva que efectista, con poco fútbol, pero buenos resultados.

Invicta tanto en la fase de clasificación como en la fase final del Mundial, aunque con un juego poco reconocible. Enfrente, el fútbol que Cruyff trasplantó del Ajax al Barça y que España ha aprovechado para implantar en su selección con los futbolistas que mejor lo interpretan. Con ellos a los mandos del balón, antes con Luis Aragonés en el banquillo y ahora con Del Bosque, La Roja ha conquistado su segunda Eurocopa, va a disputar su primera final de un Mundial y recibe unos elogios que no se escuchaban desde los años setenta.

Precisamente en aquella década Holanda disputó sus dos anteriores finales mundialistas. En 1974 frente a Alemania (2-1) y en 1978 frente a Argentina (3-1). En ambas, el fútbol de la oranje se hizo acreedor de levantar la Copa del Mundo, pero los holandeses no pudieron con el peso de jugar contra los anfitriones y regresaron a casa con un recuerdo imborrable, pero sin el trofeo.

La oranje ha perdido el juego que ahora mejor interpreta España

Holanda ya no es mecánica, sino más bien una naranja recién exprimida, en la que el papel de los ex madridistas Sneijder y Robben es estelar, sobre todo a la hora de buscar y encontrar puerta. Las estadísticas del Mundial ofrecen datos reveladores: los holandeses tienen mejores porcentajes de acierto de cara a la portería rival que de posesión.

Con un fútbol partido en dos en pos del equilibrio, la selección de Van Marwijk no tiene nada que ver con el estilo de toque que siempre caracterizó a Holanda y que ahora caracteriza a España. Holanda no apuesta por el fútbol de toque y circulación de la pelota. Sin embargo, en conceptos defensivos como remates recibidos y balones recuperados es claramente superada por España, datos que debería hacer reflexionar a Van Marwijk y a quienes todavía se empeñan en jugar con dos medios centros de contención.

Este no es el caso de España, pues aunque Del Bosque insiste y va a insistir en alienar a Busquets y Alonso en el centro del campo, ninguno de los dos tiene un perfil tan defensivo. Con ellos escoltando a Xavi e Iniesta, y siempre a la espera de que comparezcan Cesc y Silva, el fútbol de La Roja no admite comparación. Alemania pudo dar fe de ello el pasado miércoles. En contra de lo que pudo parecer, la intención de Löw nunca fue plantear un partido a la defensiva, sino que fue el poderío de España el que impidió a los alemanes tener el balón y les obligó a jugar como jugaron, encogidos y sin apenas opciones para salir de su campo. Alemania acabó arrodillada.

'No miro las estadísticas históricas', comentó ayer el seleccionador holandés. 'España no sabe lo que es ganar una final y nosotros tampoco'. Parece claro que lo que Van Marwijk pretende es sacudirse la presión. 'Supongo que los dos entrenadores trabajaremos con claras estrategias y los dos equipos estarán sometidos a tensión', añadió. Lo dirá por él, pues a Del Bosque le basta con alinear a los mejores, la mayoría del Barça, que traen los automatismos aprendidos de casa.

Cruyff dice que es holandés, pero que defiende el fútbol de La Roja

A los olvidadizos o confundidos, cabe recordarles que Johan Cruyff es el ideólogo del fútbol de La Roja, de ahí que si alguien está legitimado para opinar sobre el estilo es él. El técnico holandés fue de los primeros en cuestionar algunas decisiones de Del Bosque, aunque tampoco ha tenido reparos en reconocer que la selección española ha ido de menos a más.

Además de dar a España como gran favorita para la final del domingo, Johan Cruyff aseguró ayer en las páginas de El Periódico que 'no quiero polemizar y menos con Hierro, que asegura que España tiene su propio estilo, pero el estilo de España es el estilo del Barça'. Amén.