Público
Público

Roturas que no son casuales

El bíceps femoral o músculo de los 'velocistas' sobresalta al Barça

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Cuando hay una catarata de lesiones en un equipo de fútbol, la causa real sólo la conoce una persona: el preparador físico'. Este es el viejo axioma de los médicos del fútbol, una premisa que ayer subrayó el doctor Pruna, médico del Barcelona, al decir que la plaga de lesiones en la plantilla blaugrana no era 'ni mala suerte ni casualidad'.

Las dos lesiones musculares más habituales en los futbolistas son las del recto anterior (cara delantera del muslo) y las del bíceps femoral (cara posterior). Este último músculo, el que más temen los atletas de 100 metros, es el que está devastando estos días la plantilla del Barcelona. Iniesta, Cesc, Afellay, Adriano, Alexis y Abidal. Demasiados nombres y demasiado importantes para la enfermería azulgrana.

Pretemporada escasa y Supercopa temprana, probable origen de la plaga

¿Por qué se rompen el bíceps femoral los futbolistas? Estas roturas suceden en dos circunstancias. Por un lado, en acciones en las que el futbolista contrae y estira muy rápido la musculatura de los isquios (así se llama al grupo posterior, que engloba también al bíceps). Una segunda causa que dispara las roturas del bíceps se encuentra en situaciones en las que los músculos están muy cansados y más endurecidos de lo normal. Esta segunda causa aparece como la más probable en esta maldición del bíceps que sufre estos días el Barça.

Los azulgrana realizaron una pretemporada escasa (sin posibilidad de realizar un trabajo muscular de base) y se sumergieron de golpe en la Supercopa, un reto de alta intensidad y doble. 'La realización de ejercicios de tipo excéntrico sobre un músculo fatigado es lo que rompe el bíceps', confiesa a Público un médico de Primera.

Un aumento brusco en la intensidad del trabajo de velocidad o en el fortalecimiento con pesas desata también las lesiones en este músculo de los velocistas. 'Lo que está claro es que el bíceps sólo se lesiona entrenando a gran velocidad explica un traumatólogo , porque corriendo despacio nadie se rompe este músculo'.