Publicado: 02.09.2016 10:23 |Actualizado: 02.09.2016 10:23

Ruth Beitia pone el broche perfecto
a su año mágico conquistando su segunda Diamond League seguida

La saltadora española suma este prestigioso título al campeonato de Europa y al oro olímpico de Río completando la mejor temporada de la historia para un atleta español.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Ruth Beitia sostiene la bandera de España anoche en el estadio de Zúrich. /REUTERS

Ruth Beitia sostiene la bandera de España anoche en el estadio de Zúrich. /REUTERS

MADRID.- La saltadora de altura española Ruth Beitia, reciente campeona olímpica en Río de Janeiro, ha conseguido ganar su segunda 'Diamond League' consecutiva después de obtener la victoria en la cita de Zúrich celebrada este jueves en el estadio Weltklasse, con un salto de 1,96 metros, quinta victoria del calendario del Diamante.

Beitia se proclamó campeona de la prestigiosa Liga del Diamante tras los tres nulos realizados por Levern Spencer sobre 1,93 metros, su principal rival en la lucha por el codiciado Diamante. A sus 37 años, la cántabra puso el broche inmejorable al oro que ganó hace dos semanas en Río, su única medalla olímpica.



La campeona olímpica, que venía de cuatro victorias seguidas, saltó a la primera las alturas de 1,90, 1,93 y 1,96 metros en Zúrich y vio como la sueca Sofie Skoog, la estadounidense Inika McPherson y la polaca Kamila Licwinko no podían superar los 1,96. Beitia, con la victoria en el bolsillo, decidió probar los 2,02, sin éxito, porque hizo tres nulos consecutivos.

A la cántabra le valía con ser quinta en la penúltima cita de la 'Diamond League' y la eliminación de Spencer le permitió buscar esa mejor marca española con tranquilidad, al igual que hizo la pasada semana en París. Beitia se impuso además en Oslo, Estocolmo y Londres. En Bruselas el próximo 9 de septiembre, Orlando Ortega intentará conseguir el segundo Diamante para España.

La mejor temporada de un español

En el ámbito español, los éxitos de la atleta cántabra en conjunto sólo admiten parangón ahora con los de Fermín Cacho, campeón olímpico de 1.500 en Barcelona'92 y declarado por la IAAF mejor atleta español de todos los tiempos, pero el soriano nunca llegó a cuajar una temporada tan impresionante como la que cierra ahora la saltadora.

Ni en el mejor de sus sueños pudo Beitia imaginar que con 37 años iba a realizar una temporada así, que empezó en marzo en Portland con una medalla de plata en los Mundiales de pista cubierta, continuó en julio con su tercer título europeo consecutivo en Amsterdam y alcanzó su punto culminante en agosto con la medalla de oro olímpica en Río, antes de concluir con la victoria en la Diamond League.

El año en que Fermín Cacho obtuvo su título olímpico en Montjuic no pudo alcanzar más laureles. No hubo campeonatos de Europa, que todavía se celebraban cada cuatro años, ni Mundiales, que también observaban entonces una cadencia de cuatro temporadas.