Público
Público

Una sabrosa cláusula de obesidad

El novato de los Lakers Derrick Caracter cobrará menos si supera los 125 kilos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La ficha de Derrick Caracter (New Jersey, 1988), jugador de los Lakers, informa de que soporta sus 2.06 metros de altura sobre 125 kilos. No se trata de un dato estadístico más. De su peso depende que pueda cobrar buena parte del contrato que le ha ofrecido la franquicia angelina: incluyó una cláusula de obesidad para poder cobrar todo su sueldo.

De los 473.000 dólares que ganará este curso de novato, 250.000 están garantizados. El casi cuarto de millón restante lo cobrará sólo de no superar en la báscula los 125 kilos. Así, con ese tutelaje, aparece en la NBA uno de los mejores jugadores de instituto de hace un lustro.

Este rookie de segunda ronda destacó por su defensa en las ligas de verano. Su buen trabajo en la zona le hacía un proyecto interesante. Eso sí, su historial no podía pasar por alto. Cuando apareció por primera vez por la Universidad de Louisville, Rick Pitino le atornilló al banquillo por culpa del peso. Llegó a los entrenamientos con 145 kilos. Antes de pisar la pista tuvo que someterse a una dieta para acabar con el exceso de grasa.

Caracter y el famoso entrenador colegial tuvieron un encontronazo por culpa de ese régimen. Fue suspendido en innumerables ocasiones. Antes de que le declarara apto para jugar debía cumplir una larga lista de normas y condiciones. La relación con Pitino duró dos años hasta que cambió a Texas-El Paso. Con el tiempo, Caracter reconoce que lo que le aconsejaron fue lo correcto, pero que su carácter le llevó a no hacer caso.

No sólo el problema está en sus kilos. Su biografía tiene antecedentes de comportamiento no demasiado potables. Ya en su época de instituto tuvo alguna mudanza de colegio por su indisciplina. Lo único que tenía claro en su vida era el baloncesto, lo demás era secundario. La norma impuesta por la NBA para prohibir la llegada de jugadores sin experiencia universitaria le estalló en las manos. 'Yo no quiero estudiar matemáticas, no quiero estudiar nada. Sólo quiero jugar y meter canastas', dijo.

No es la primera vez que un jugador profesional firma un contrato con este tipo de cláusulas. Hardaway en su etapa en Miami o Kemp ya aceptaron esta letra pequeña para cobrar su sueldo íntegro. El último en recibir un incentivo por mantenerse en línea ha sido el pívot de Boston Glen Davis. Un extra de medio millón de dólares por temporada le espera en su cuenta en caso de no sobrepasar determinado peso.