Publicado: 15.11.2016 16:26 |Actualizado: 15.11.2016 16:26

San Marino responde a Müller con
un fabuloso decálogo de zascas

Alan Gasperoni, director de comunicación de la selección sanmarinense, le ofrece al delantero de Alemania diez razones por las que considera que el partido fue útil. Por ejemplo, "sirvió para demostrarte que ni siquiera contra los equipos pequeños como el nuestro eres capaz de hacer gol".

Publicidad
Media: 3.60
Votos: 5
Comentarios:
Thomas Müller durante el partido entre Alemania y San Marino. /REUTERS

Thomas Müller durante el partido entre Alemania y San Marino. /REUTERS

El delantero de la selección alemana Thomas Müller lanzó duras críticas tras la goleada que los germanos endosaron a San Marino considerando que esos partidos no tenían "nada que ver con el fútbol profesional" y que les hacían correr "un riesgo innecesario". Y reiteró que "no es serio jugar contra esta selección".

Desde San Marino, su seleccionador le respondió diciendo que "lo importante en el fútbol es el respeto" pero, sin duda, la respuesta más brillante ha sido la proveniente del director de comunicación de San Marino. Alan Gasperoni ha colgado en su muro de Facebook un decálogo de motivos por los que considera que sí era importante el partido internacional entre San Marino y la vigente campeona del mundo. El zasca es tan mayúsculo que se ha hecho viral logrando más de 30.000 comentarios y siendo compartido casi 8.000 veces. 



A continuación reproducimos la carta íntegra:

Queridísimo Thomas Müller,

Tienes razón. Partidos como este no sirven de nada. A ti. Por otra parte, querido Thomas, tú no necesitas venir hasta San Marino casi gratis en un fin de semana en el que, sin Bundesliga, podías estar con tu mujer en el sofá de tu villa de lujo o quién sabe, podrías ir a algún evento organizado por tus patrocinadores cobrando varios miles de euros. Yo te creo, pero me permito darte 10 razones por las que creo que el partido ha sido muy útil. A ver qué te parece:

1. Sirvió para demostrarte que ni siquiera contra los equipos pequeños como el nuestro eres capaz de hacer gol, y no digas que no te ha enojado que Simoncini te lo impidiese.

2. Sirvió para hacer comprender a tus dirigentes (házselo saber también a Beckenbauer y Rummenigge) que el fútbol no es de su propiedad, sino de todos aquellos que lo aman, entre los cuales, lo quieran o no, también estamos nosotros.

3. Y sirvió para recordar a cientos de periodistas de toda Europa que aún existen chicos que siguen sus sueños, y no sus cheques.

4. Sirvió para confirmar que ustedes, los alemanes, no cambiaréis nunca, y que la historia no les ha enseñado todavía que "prepotencia" no siempre es garantía de victoria.

5. Sirvió para hacer comprender a los 200 chicos de San Marino que juegan al fútbol por qué sus entrenadores les piden el máximo compromiso. Quién sabe si un día todos sus sacrificios no se verán recompensados con un partido contra los campeones del mundo.

6. Le ha servido a tu Federación (y también a la nuestra) para recibir dinero por derechos de imagen, que además de pagarte la molestia, pueden construir instalaciones para los niños de nuestro país, escuelas de fútbol, estadios más seguros... Nuestra Federación, deja que te cuente un secreto, construirá un nuevo campo de fútbol en un pueblito que se llama Acquaviva. Tú podrías construirlo con seis meses de tu sueldo, nosotros lo haremos con los derechos de 90 minutos de partido. ¿No está mal, no?

7. Ha servido a un país tan grande como un sector de tu estadio de Munich para salir en los periódicos por una buena razón, porque un partido de fútbol siempre es un buen motivo.

8. Ha servido a tu amigo Gnabry para debutar en la selección y marcar tres goles. Ahora puede solicitar al Werder la renovación de su contrato por el doble de dinero que ha ganado hasta ahora.

9. Ha servido a algún sanmarinense un poco triste para recordar que tenemos una selección de verdad.

10. Ha servido para darme cuenta de que, aunque llevéis las equipaciones más bonitas de Adidas, luego siempre os ponéis calcetines blancos con unas sandalias. Con cariño, Alan.