Público
Público

Demasiada sangre en la nieve

Los accidentes marcan los Juegos de Invierno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Tenía la medalla en la mano' dijo Queralt Castellet al salir del Hospital General de Vancouver tras recuperarse de su accidente en la pista de Half Pipe. Un día antes, la esquiadora sueca Ania Paerson encaraba el muro final del descenso con la vista puesta en meta pero en el salto final se desequilibró y sufrió un batacazo espectacular que dejó a todo el equipo sueco helado, a Paerson inmóvil en pista y a Elisabeth Goergl, de Austria con una medalla inesperada. En las pistas de esquí nórdico la doble medallista Marit Bjorgen avanzaba a toda velocidad hacia su segundo gran éxito, cuando, de repente, se salió de la pista y desapareció tras un montículo.

El riesgo es consustancial a cualquiera de los deportes de invierno. Hay mucho en juego. Por un lado, las medallas; por otro, la integridad física de los atletas. Incluso, en algunas ocasiones, el riesgo de perder la vida. Los grandes campeones conviven con relativa naturalidad con estos accidentes tan frecuentes como inevitables.

Castellet es un ejemplo. De joven fue campeona de España juvenil de gimnasia artística. A los 14 años se fracturó una muñeca saltando el potro y aprovechó para practicar snowboard. Así ha llegado a ser la mejor de España y una de las mejores del mundo. En Vancouver perdió su medalla pero, con 20 años, tendrá más oportunidades. Más difícil lo tiene el sueco Patrick Jaerbyn, accidentado de gravedad en el Supergigante masculino del viernes. Sufrió una aparatosa caída, rebotó varias veces en la pista con la cabeza y quedó inconsciente durante un par de minutos, hasta que fue reanimado. No era su primer accidente, pero sí una manera oscura de dejar el esquí alpino a los 40 años.

Según los expertos consultados por Público, los accidentes en deportes invernales surgen por errores de los deportistas, fatalidades de la competición o fallos graves de organización. En Vancouver están ocurriendo numerosos accidentes producidos por los tres factores. El que ha hecho historia, tristemente, es el del georgiano de luge Nodar Kumatitashvilli, fallecido hace una semana. La seguridad de su deporte va a ser revisada a fondo.