Público
Público

Schleck se viste de Pantani en el Galibier

El ciclista luxemburgués aventaja en 2:18 al maillot amarillo Thomas Voeckler, que mantiene el liderato. Alberto Contador pierde sus opciones de llevarse la carrera al perder 3:49 en línea de meta.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A la tercera semana llegó la épica al Tour. Después de una carrera marcada por la timidez entre los favoritos, Andy Schleck (Leopard) quiso entrar en la historia del ciclismo. El luxemburgués ganó la etapa reina aventajando en casi cuatro minutos a Alberto Contador y en más de dos minutos a Cadel Evans (BMC), después de sesenta kilómetros de escapada.

Tras esta jornada, los hermanos Schleck tienen más cerca llegar de amarillo a París siempre y cuando lo permita Thomas Voeckler (Europcar) que todavía conserva su liderato después de diez días al frente de la clasificación.

La carrera transcurría tranquila hasta que Andy Schleck olfateó la gloria subiendo el Col d´Izoard. El luxemburgués probó una vez más ante la pasividad de los favoritos. Le dejaron marcharse y el jefe de filas del Leopard coronó la cima con 2:10 de distancia sobre el grupo del maillot amarillo, Thomas Voeckler (Europcar). Junto al líder, hacían piña todos los favoritos para llevarse la carrera: Cadel Evans (BMC), Alberto Contador (Saxo Bank), Samuel Sánchez (Euskatel), Ivan Basso (Liquigas) y Damiano Cunego (Lampre).

Schleck aprovechó la bajada y acompañado de su compañero Maximine Monfort consiguieron distanciarse aún más de sus perseguidores. Maxim Iglinskiy, (Astana) se mantenía en cabeza, añadiendo otra pizca de heroicidad a un Tour bastante descafeinado hasta la fecha.

Por su parte, los corredores españoles, Samuel Sánchez (Euskatel) y Alberto Contador (Saxo Bank), protagonistas por sus impredecibles ataques durante la semana, pedaleaban codo con codo sin hacer demasiado ruido hasta que Contador sufrió el enésimo contratiempo durante este Tour.

A 14 kilómetros de meta, Contador y compañía perdían cuatro minutos con Schleck

El madrileño se veía obligado a cambiar de bicicleta por problemas técnicos, mientras el luxemburgués aumentaba sus diferencias hasta lograr 2:45 de ventaja sobre los favoritos. Las complicaciones aumentaban, el más pequeño de los Schleck no estaba sólo, rodaba junto a otros cuatro compañeros de viaje: Maximine Monfort, (Leopard), Dries Devenyns (Quick Step), Nicolas Roche (Ag2r), Egor Silin (Katusha).

Los escapados también cogieron a Iglinskiy, que cerraba así su marcha en solitario durante el día de hoy. Camino del Galibier, Euskatel Euskadi, BMC y Saxo Bank unían fuerzas para tirar del grupo e intentar reducir distancias con el grupo de Andy Schleck. Fue inútil, y a 14 kilómetros de meta, Contador y compañía perdían cuatro minutos con el grupo de Schleck.

En el grupo de favoritos, Cadel Evans pedía que Thomas Voeckler ayudase en la subida, pero el australiano se quedo sólo después de tantos días a rueda de los primeros clasificados. Tampoco Alberto Contador ni Samuel Sánchez fueron capaces de responder y a 10 kilómetros las diferencias con el próximo vencedor de etapa superaban los cuatro minutos.

Evans tiró de coraje. Quién lo iba a decir de un corredor acostumbrado al rebufo de los líderes. El australiano impuso su ritmo en los ocho últimos kilómetros. El desgaste parecía crecer para todos excepto para Schleck que caminaba hacia la gloria. Hoy era su día y lo sabía, el corredor del Leopard se escapaba de Iglinsky, el último de los compañeros que había logrado resistir el ritmo.

Schleck recordó un poco al 'pirata' con un ataque fiero y demoledor Pero el Galiber es mucho puerto. A seis de meta, el ciclista del BMC había logrado reducir la distancia hasta un minuto de diferencia con el luxemburgués dejando un reguero de ciclistas en el camino. Entre ellos, Samuel Sánchez no podía más después de un una carrera de ensueño con su victoria en Luz Ardiden. Poco después se quedaba el de Pinto. Contador perdía sus opciones de ganar una carrera que desde el principio se le puso cuesta arriba con las primeras caídas. Se dejó 3:50 en meta.

Schleck recordó un poco al 'pirata' con un ataque tan fiero y demoledor. Trece años después de que Marco Pantani le arrebatase el Tour a Jan Ulrich, los aficionados de la Grande Bouclé vivieron una de esas etapas que se queda en la memoria. Después del dominio del ciclismo español en los últimos cinco años, los seguidores de este deporte vislumbraban un nuevo ganador.

A falta de tres jornadas para la conclusión de la carrera francesa, la clasificación general queda liderada por Thomas Voeckler, seguido por los hermanos Schleck, segundo y tercero a 15 segundos y 1:08 respectivamente. Con muchas opciones se sitúa cuarto Cadel Evans a 1:08. Contador baja hasta la séptima plaza a 4:44 por delante de Samuel Sánchez, que es octavo a 5:20.