Público
Público

Seis horas para un partido

El técnico del Madrid explicó sus acusaciones al Barça en la pasada Liga de Campeones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Nunca antes concedió Mourinho una entrevista tan larga, aunque no verá nunca la luz y no fue precisamente ante la prensa. El técnico portugués llegó a las 8.50 horas a las oficinas del Comité de Apelación de la UEFA en Nyon para recurrir la sanción de cinco partidos y 50.000 euros por las 'declaraciones inapropiadas' realizadas en la rueda de prensa posterior al partido de ida de semifinales de Liga de Campeones ante el Barça en el Bernabéu.

Mou no abandonó la sala hasta las 14.50 horas y las casi seis horas de comparecencia con el presidente del Comité de Apelación, dos miembros más de este mismo organismo y un inspector disciplinario le sirvieron para que finalmente la UEFA aceptara parcialmente su recurso. Eso sí, para restarle tan sólo uno de los partidos de sanción, pues la multa de 50.000 euros no se verá modificada.

Los argumentos de Mou-rinho y del Madrid (representado por el director de su servicio jurídico, Javier López Farré, por el abogado del club, Álvaro García Alamán, y por otro contratado para el caso, Jean Luis Dupont) tuvieron algún efecto. Si Mou debía cumplir a principios de temporada tres partidos de sanción (ya cumplió uno al no estar en la vuelta de las semifinales en el Camp Nou), ahora sólo le quedan por cumplir dos, mientras que los dos siguientes dependerán de la observación de la UEFA de su conducta en los próximos tres años.

La sanción a Mourinho tuvo lugar después de que el técnico portugués pusiera en cuestión la limpieza de la UEFA y de los éxitos europeos del Barcelona, preguntándose reiteradamente '¿por qué?', repasando los casos para él dudosos de arbitrajes favorables a los azulgrana y asegurando que le daría 'vergüenza' ganar Ligas de Campeones como la que el Barcelona consiguió en 2009. después de lo que él calificó como 'el escándalo de Stamford Bridge'.

En un acto oficial de patrocinio con la plantilla del Madrid al completo, que tuvo lugar por la mañana en el palco del Bernabéu, ni Florentino ni los jugadores quisieron hacer ningún tipo de declaraciones. Mourinho abandonó Nyon sin hablar y dirigió por la tarde el entrenamiento en Valdebebas.