Público
Público

La selección crece con Del Bosque

Piqué, Busquets y Llorente han reforzado el juego aéreo. El posible once de mañana ante Lituania mide 4 centímetros más que el de la final de la Eurocopa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Fernando Llorente tiene que andar con cuidado cuando atraviesa algunos de los dinteles de la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, el cuartel general de la selección española. Es el techo del equipo con sus 194 centímetros. Él no pertenece a los bajitos, el afectuoso diminutivo con el que se bautizó a los futbolistas que determinaron y consolidaron el estilo de la selección tras la conquista de la Eurocopa 2008. Llorente es un especialista que con su envergadura sirve de complemento a los recursos que heredó Del Bosque de Aragonés, un futbolista que, por sus características, ofrece variantes al juego de la roja.

'Contra Lituania necesitamos gente que entre por fuera y gente que termine por el centro como Llorente', ha reconocido días atrás Del Bosque y lo será mañana en Salamanca si un fuerte derrame que sufre en el tobillo izquierdo no se lo impide. Llorente, que dice sentirse bien, formó ayer en el once titular como pareja atacante de Villa. Si no, jugará Aduriz, otro especialista, de menos envergadura que Llorente, pero también poderoso en el juego aéreo del que Mata, su compañero en el Valencia, dice que 'tiene muelles en los pies'.

También ante Escocia, que sigue agarrada al tradicional fútbol por los aires de las islas, el juego aéreo tendrá mucho que decir en el desarrollo del partido de Glasgow. Durante el pasado Mundial, el delantero del Athletic fue la solución que encontró el seleccionador cuando el equipo no encontraba los caminos del gol en el crucial duelo de octavos de final ante Portugal. 'Por sus condiciones, Llorente nos da una gran riqueza táctica. En su día, Morientes también jugó ese papel', afirma Hierro. Llorente es uno de los muchos futbolistas espigados que ha entrado en la selección bajo la dirección del entrenador salmantino.

'Nunca a un jugador se le va a valorar por su altura, sino sólo por jugar bien al fútbol'

Con Llorente en el once inicial ante Lituania, la altura media del equipo español alcanzaría los 181,9 centímetros. La selección que disputó la final de la Eurocopa ante Alemania tenía una envergadura de media de 177,7 centímetros. Piqué supera en altura a Marchena y Busquets a Senna, dos las principales novedades de Del Bosque que se han consolidado en su equipo base.

'No buscamos más centímetros, no es un objetivo, el caso de Llorente es el de un especialista, es normal que un delantero centro sea alto. Ahora, lo que no puedes llamar es a cuatro Llorentes. Con Vicente también han debutado jugadores bajitos como Navas, Pedrito o Mata. Al final, si juegas bien, da igual si lo haces con futbolistas altos o bajos. Es cierto que han llegado Piqué, Busquets, Javi Martínez, ahora Bruno, pero es una casualidad. Son futbolistas que están aquí por sus características, no porque busquemos altura', insiste Hierro. 'Nunca a un jugador se le va a valorar por su altura, sino sólo por jugar bien al fútbol', ha sostenido siempre Del Bosque, que en su día tuvo que desmentir que Silva no entró a formar parte de la cantera del Madrid por bajito.

La metodología de trabajo de las categorías inferiores está alejada de la francesa, criticada por su propio seleccionador Laurent Blanc. Francia fue el modelo a seguir durante hasta que España ha empezado a ser el nuevo espejo en el que se miran todos. En Clairefontaine, el centro de alto rendimiento del fútbol francés, enloquecieron a la búsqueda de jóvenes con el canon de Vieira, el mediocentro con el que Francia conquistó el Mundial del 98 y la Eurocopa 2000. En su detección de talentos durante los últimos, Francia se olvidó de que Zidane o Djorkaeff fueron tanto o más importantes que esa bisagra táctica que era Vieira. 'Jugadores como Xavi o Iniesta lo hubieran tenido difícil para salir adelante en Francia', admitió Blanc durante el último congreso de entrenadores organizado por la UEFA en Madrid.

En los casi cinco centímetros que hay de diferencia entre el posible once que salte al Helmántico y los que ganaron la final de la Eurocopa, no hay un deseo de acabar con el estilo, pero sí de aumentar las posibilidades ante todo tipo de partidos. Del Bosque consideraba que era importante contar con jugadores eficaces en el uno contra uno y apostó por Navas o Pedro. Con Llorente, pretendió una referencia en el área para el fútbol en largo y con Piqué, Busquets o Javi Martínez ha potenciado, entre otras cosas, el juego aéreo en los saques de los porteros y en las dos áreas a balón parado. España ya no es tan bajita, pero tiene más recursos.

Diego López (Villarreal) 1,96
Llorente (Athletic) 1,94
Piqué (Barcelona) 1,92
Amorebieta (Athletic) 1,90
Javi Martínez (Athletic) 1,89
Busquets (Barcelona) 1,89
Negredo (Sevilla) 1,86
Bruno Soriano (Villarreal) 1,84
Valdés (Barcelona) 1,83
Iraola (Athletic) 1,81
Aduriz (Valencia) 1,80
Monreal (Osasuna) 1,79
Borja Valero (Villarreal) 1,75
Capel (Sevilla) 1,73
Pedro (Barcelona) 1,73
Pablo Hernández (Valencia) 1,73
Bojan (Barcelona) 1,72
Mata (Valencia) 1,70
Jesús Navas (Sevilla) 1,70