Público
Público

Sequía en la piscina larga

En los mundiales de Shangai 2011 sólo la natación sincronizada ha salvado el tipo a la agrupación española

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La natación española ha tocado fondo otra vez. En Shanghai sólo le ha salvado la sincronizada, con seis medallas que no se pueden extrapolar a Londres 2012 porque sólo hay dos modalidades olímpicas. Los nadadores ya naufragaron en 2008, cuando los Juegos de Pekín se saldaron con cero medallas. El mismo balance, vacío y seco, que trae el equipo liderado por Wildeboer y Belmonte de Shanghai.

Hace tres años se vivió el final de un ciclo. El italiano Maurizio Coconi se despedía como director técnico en medio de un mal ambiente. Coconi se fue. Pero dejó una frase lapidaria antes de dar el portazo: 'A la natación española le faltan dos cosas. Tiempo y una filosofía de mayor colaboración: los técnicos deben compartir más sus experiencias positivas'.

Luis Villanueva fue el sustituto de Coconi. Es un hombre que apenas sonríe, procede del CSD y al principio los nadadores se mostraron muy satisfechos con el cambio. Hasta que estalló el caso Rafa Muñoz , la exclusión del cordobés de los Mundiales. Una baja que ha enrarecido el ambiente en Shanghai porque todos los nadadores españoles han echado de menos al plusmarquista mundial de 50 mariposa.

A España no le sobran nadadores. Eso está claro. No somos Francia, ni Estados Unidos, ni Australia. Los cronos logrados en julio por Rafa Muñoz demuestran que habría luchado en las finales de 50 y 100 mariposa. Pero fue castigado por Villanueva, en teoría por sus altibajos y lo titubeante de su compromiso con los entrenamientos. Villanueva fijó unas marcas mínimas duras, Muñoz no las cumplió y luego no hubo flexibilidad.

Ahora es momento de trabajar a fondo: queda menos de un año para Londres. Hay que cuidar a la élite, hay que escuchar a los técnicos y hay que competir más en piscina larga. Pero ante todo hay que recuperar el buen ambiente. Es decisivo en una natación débil como la española.