Publicado: 11.03.2016 09:15 |Actualizado: 11.03.2016 09:15

El Sevilla deja los deberes contra
el Basilea para el Pizjuán

El vigente campeón de la Europa League no logra marcar en terreno suizo (0-0) en un partido aburrido. N'Zonzi fue expulsado en el minuto 86.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El jugador del Sevilla FC Steven N'Zonzi (c) lucha por el balón con el guardameta Tomas Vaclik (d) y con Walter Samuel, del FC Basilea. /EFE

El jugador del Sevilla FC Steven N'Zonzi (c) lucha por el balón con el guardameta Tomas Vaclik (d) y con Walter Samuel, del FC Basilea. /EFE

El Sevilla, vigente campeón de la Liga Europa, empató 0-0 en el estadio del Basilea suizo en la ida de los octavos de la Liga Europa, con lo que, tras un partido muy igualado, la eliminatoria se queda abierta para la vuelta de dentro de una semana y todo se decidirá en el Ramon Sánchez Pizjuán.

El encuentro fue poco vistoso, aburrido, muy equilibrado, de mucho trabajo en el medio campo y con pocas ocasiones claras de gol, y el Sevilla, que sigue sin ganar fuera de casa en esta campaña ni en Europa ni en la Liga, lo acabó con diez por la expulsión de N'Zonzi cuatro minutos antes del final del tiempo reglamentario.

Se medían dos conjuntos con el mismo objetivo de sacar un buen resultado para la vuelta dentro de una semana en el Sanchez Pizjuán: el Basilea con las bajas por lesión del defensa Akanji, el medio holandés Boetius y el punta esloveno Sporar, y sobre todo sin el sancionado Breel Embolo, su gran referente ofensivo; y el Sevilla, sin el argentino Nico Pareja ni el polaco Krychowiak, lesionados.



Tras su última derrota europea con el Molde noruego (1-0), al que eliminó al ganarle antes 3-0, el equipo español, quinto en la Liga, salió con ganas de dominar y buscar un triunfo en Suiza para allanar la eliminatoria y romper su maleficio a domicilio, donde aún no ha ganado esta temporada ni en la Liga Europa ni en el torneo liguero.

Su entrenador, Unai Emery, que dejó en Sevilla al luso Diogo y a Reyes y prescindió al final, pese a viajar, de los defensas Escudero y el argentino Fazio, apostó por el joven portero David Soria en vez del titular, Sergio Rico, suplente a última hora por un problema muscular; con Vitolo, el argentino Banega y el danés Krohn-Dehli como tridente ofensivo; y el francés Gameiro en punta.

La primera mitad careció de opciones claras de gol y de una mayor profundidad en el juego, con los equipos más centrados en presionar y dificultar los intentos del rival que en generar peligro en las áreas. Los hispalenses tuvieron más el balón y procuraron llevar la iniciativa, pero sin ritmo ni ideas para superar a la zaga local.

A los pupilos de Emery les faltó dar un paso adelante para crear problemas a los suizos, que gozaron de la primera ocasión a los 7 minutos, en un despiste de los centrales sevillistas, Rami y Kolo, pero el cabezazo del 'gigante' austriaco Marc Janko salió fuera de milagro tras un gran pase del extremo zurdo Renato Steffen.

Dos minutos después replicó el Sevilla, aunque el francés Steven N'Zonzi cabeceó flojo y la pelota se marchó fuera en una jugada a balón parado que culminó con un pase de Coke, que intentó prodigarse en ataque por su lateral derecho en la primera fase de este periodo.

Fue, precisamente, Coke el que rozó el gol cinco minutos después, en el 14, pero su tiro dentro del área a pase del organizador Éver Banega, que movió muy bien a su equipo, no encontró premio.

Gameiro y Konoplyanka pudieron marcar

A partir de ahí, en un choque igualado y competido, el juego decayó por parte de ambos conjuntos, que, muy precavidos, evitaron hacer concesiones en defensa a su rival, sin que los porteros David Soria y el checo Tomas Vaclík pasaran ningún apuro.

En la reanudación, el Basilea, en el que el marfileño Traoré entró por el lateral Lang, lesionado, salió más entonado, apretó en los comienzos y tuvo una clarísima ocasión para marcar que malogró el islandés Bjarnason, que, solo en el área, recogió un rechace tras un tiro de Steffen, pero remató alto con todo a su favor.

El Sevilla continuó con sus tímidos intentos ofensivos, pues tampoco quería dejar espacios atrás, con lo que quizás le faltó más ambición para ir a por el partido, si bien N'Zonzi tuvo en sus botas el 0-1 al cuarto de hora de esta mitad, cuando controló en el área, tras un pase de Banega, y su tiro lo despejó, providencial, Vaclík.

A los 68 minutos fue Gameiro quien pudo marcar en una rápida acción por la derecha, pero su fuerte disparo lo despejó el meta del Basilea, que, igualmente con timidez, buscó el gol a diecisiete del final por medio del argentino Matías Delgado, que intentó sorprender desde fuera del área y el balón se marchó desviado.

El equipo español, en el que entró el ucraniano Konoplyanka por Vitolo y luego Llorente por Gameiro, siguió controlando e impidió a los suizos tener buenas llegadas. Esto también le restó fútbol ofensivo, pese a que Konoplyanka, en el 79, tuvo una buena opción a pase de Banega, pero Vaclík evitó el gol con una buena parada.

En la recta final, el Sevilla se quedó con diez en el minuto 86 al ser expulsado N'Zonzi, que vio dos amarillas en apenas doce minutos, con lo que ya se dedicó a contener hasta la conclusión a su rival, que tampoco gozó de oportunidades, al dar por bueno el 0-0.