Público
Público

El Sevilla se desangra también en Europa

Los hispalenses prolongan su crisis de juego y resultados al caer ante el Paris Saint Germain (4-2), un resultado que le da la clasificación y el liderato de grupo a los franceses

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Sevilla ha prolongado su crisis de juego y resultados al caer (4-2) ante el Paris Saint Germain en encuentro de la fase de grupos de la Europa League, un resultado que le da la clasificación y el liderato de grupo a los franceses, mientras que los andaluces se jugarán la continuidad en la competición en el último partido de esta liguilla, ante el Borussia de Dortmund.

Ambos equipos salieron con formaciones de claro sabor atacante, aunque los nervionenses optaron por jugar tan sólo con Kanouté arriba, secundado en la media punta por Renato, si bien sería Romaric el que mandara el balón al poste a los 4 minutos.

Pero los terribles fallos defensivos que tanto le están costando al Sevilla no tardarían en aparecer y, con ellos, comenzaron los problemas. Porque en el minuto 17 un córner botado desde la derecha fue cabeceado por Sakho, para que Bodmer tan sólo tuviera que empujarla al fondo en el segundo palo, pese a la presencia de Zokora. El PSG había descubierto el punto flaco de su rival, aunque tampoco son necesarios muchos vídeos para saber que al Sevilla se le mata fácilmente a balón parado. Eso fue, precisamente, lo que ocurrió dos minutos después cuando, en otro córner, esta vez al primer palo, le tocó a Hoarau elevar el 2-0 al luminoso.

Los galos parecían haber fulminado a los sevillistas en un suspiro. Pero quedaba mucho tiempo por delante para que éstos intentarán revivir. Para ello era necesario acercarse al portal contrario, justo lo que sucedió pasada la media hora, cuando el primer centro al área de Capel fue remachado por el de siempre, Kanouté, que dejaba el resultado en un prometedor 2-1. Y para demostrar que los milagros existen, casi a renglón seguido nació el 2-2 desde la otra banda, a pase de Perotti, y con el seguro de vida blanquirrojo, Kanouté, como ejecutor, una vez más. Con la remontada el partido se volvió loco. Palop salvaba a su equipo en un mano a mano con Nené, aunque sería éste quien pusiera el broche a una primera parte frenética, con un golazo desde la frontal, al filo del descanso.

Negredo entró en el lugar de Zokora al inicio de la segunda mitad. El 3-2 había dolido, pero la cosa se pondría todavía peor, porque un error de Cáceres y la blandura de la zaga sevillista propició que Hoarau, batiera, en el segundo de su cuenta personal, a Palop. El Sevilla empujó aún, con episodios de innecesaria dureza de Romaric incluidos, mientras Escudé enviaba un disparo al larguero, respondido por Camara de idéntico modo.

Los dos equipos estaban rotos por el centro del campo y Gregorio Manzano optó por jugárselo todo, quitando a Capel en favor de otro delantero, Alfaro. Pero nada se puede hace cuando quienes tienen que surtir de balones a los puntas están 'desaparecidos en combate'. En fin, el encuentro había terminado con el 4-2 y lo que quedó hasta la conclusión no fue sino la evidencia de que el Sevilla, que suma su tercer revés consecutivo entre Liga y Europa League, está muy mal y que, como él mismo dijera en su presentación, Gregorio Manzano no es el Mago de Oz.