Publicado: 26.11.2016 23:06 |Actualizado: 26.11.2016 23:06

El Sevilla no perdona ante el Valencia

El Valencia demostró haber trabajado el partido y mejoró su imagen, pero le faltaron ideas arriba y quizá algo de suerte (2-1).

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
os jugadores del Sevilla celebran el segundo gol del equipo sevillista.EFE

os jugadores del Sevilla celebran el segundo gol del equipo sevillista.EFE

MADRID.- El Sevilla se deshizo (2-1) del Valencia en la decimotercera jornada de LaLiga Santander para asaltar la segunda plaza de la tabla a falta de lo que ocurra el domingo en Anoeta.

Los de Jorge Sampaoli dejaron atrás la tensión que acumulan en la Liga de Campeones, tras la derrota esta semana ante la Juventus, con tres puntos que le permiten superar de manera provisional al FC Barcelona. El Valencia demostró haber trabajado el partido y mejoró su imagen, pero le faltaron ideas arriba y quizá algo de suerte.




En el último segundo Sergio Rico evitó el empate de José Luis Gayà, resumen de un duelo de situaciones encontradas, en las que todo sopla a favor en Sevilla y casi todo son malas noticias en Valencia. El equipo 'che' fue mejor en el primer tiempo, imponiendo su físico y amenazando la meta rival a balón parado. Sin Nasri, al Sevilla le faltó creación. Tras el descanso, los de Cesare Prandelli mantuvieron la solidez hasta que Vitolo hizo estragos por banda derecha.

El canario se fue de su marcaje y su centro al área lo convirtió en gol en propia puerta Ezequiel Garay. Rondaba la hora de encuentro y Prandelli cambió de estrategia y apostó por Munir. El jugador cedido por el Barça aprovechó una asistencia de Cancelo para batir con maestría a Diego Alves, la misma que no aprovechó Rodrigo instantes antes.

La igualada volvió a reinar hasta que Pareja, que marcó a la 'Juve' el martes, dio el segundo porrazo al Valencia con un disparo mordido pero bien ajustado desde la frontal. Pese al cansancio notable del Sevilla, el cuadro 'che' no pudo evitar sentir el golpe y tardó en reaccionar hasta apostar por la épica en la recta final. Ahí, Rico se hizo grande para dejar al Valencia quinto por la cola.