Publicado: 16.03.2014 21:26 |Actualizado: 16.03.2014 21:26

El Sevilla pulveriza a un débil Valladolid

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Sevilla pulverizó a un débil Valladolid, al que goleó por 4-1 y lo deja en zona de descenso, en un partido fácil para los sevillistas, muy superiores y que cogen moral para intentar remontar en el derbi europeo contra el Betis. Los sevillistas, que fueron despedidos con una gran ovación por su afición para darle ánimos para el 'Euroderbi' del jueves, se impusieron con comodidad a un rival bastante inferior con dos goles de penalti, marcados por Ivan Rakitic y Kevin Gameiro, otro más de este delantero francés y uno de Diogo Figueiras, mientras que maquilló el marcador Javi Guerra.

Los blanquivioletas, con las bajas del medio Álvaro Rubio, por lesión, y del lateral derecho Carlos Peña, sancionado, llegaron al partido con la moral por las nubes después de su última machada de ganar en casa al Barcelona, pero sabiendo que habían caído de nuevo a puestos de descenso tras el triunfo del Rayo ante el Almería. Por su parte, el Sevilla, sin los lesionados Daniel Carriço ni Denis Cheryshev y con el regreso del central argentino Nico Pareja como titular, salió a desquitarse del palo europeo del jueves, cuando cayó 0-2 con el Betis, y con el luso Diogo Figueiras, el alemán Marko Marin y Gameiro arriba como otras novedades.

Ambos equipos, pese a lo mucho que se jugaban, sobre todo el Valladolid, empezaron dormidos, con un fútbol soso y sin profundidad en los primeros 20 minutos, donde los de Juan Ignacio Martínez lo intentaron tímidamente por medio de Sastre, Rama y Javi Guerra. A los pucelanos les faltó agresividad. Se mostraron blandos, sin recursos y demasiados inocentes en ataque, ante un Sevilla al que le costó carburar hasta que fue metiéndose en el choque, imponiendo su superioridad, y en su primera opción clara, una internada de Marin, sacó petróleo al cometer Lluís Sastre penalti sobre el bosnio.

Con el recuerdo del reciente penalti que malogró con el Valencia, el croata Iván Rakitic -había errado tres de los seis que ha tirado esta temporada-, no falló esta vez e hizo el 1-0 a los 23 minutos. El gol animó a los de Unai Emery, que encontraron poca oposición en un débil Valladolid. Así, Marko Marin, que aprovechó su vuelta a la titularidad, estuvo muy activo, sacó su gran talento y estuvo a punto de aumentar la ventaja local, pero tiró desviado. El último cuarto de hora, ante la impotencia pucelana, fue un monólogo sevillista. Pudieron marcar Reyes y Rakitic, pero no estuvieron atinados. Quien no perdonó fue Gameiro, a cuatro del descanso, al lograr el 2-0 tras un jugadón de Marin.

La inoperancia y debilidad del Valladolid quedó patente en todo el primer tiempo, pues sólo tiró una vez al marco de Beto, un minuto antes del intermedio, en una falta que el albanés Valdet Rama lanzó muy bien y a la que respondió con un paradón el meta portugués. En la reanudación, los castellanoleoneses intentaron salir con más ímpetu, y así Óscar González, que relevó al italiano Fausto Rossi en el último minuto de la primera parte, remató alto desde fuera del área tras robar un balón al uruguayo Sebastián Cristóforo. Pero sólo fue un espejismo, pues el Sevilla retomó pronto el control y, ahora con más espacios, siguió dominando totalmente al Valladolid, como en una falta ensayada que sacó Rakitic para dejar solo a Gameiro, aunque su derechazo lo desvió magistralmente Mariño.

Martínez buscó más profundidad con Larsson y a Omar. Óscar volvió a intentarlo desde fuera del área, sin éxito, pero los de Emery estuvieron siempre muy cómodos ante un Valladolid perdido. Más aún cuando mediada esta mitad el árbitro pitó otro penalti a favor del Sevilla, al considerar que Mitrovic interceptó con la mano dentro del área un centro de Reyes. Lo convirtió en el 3-0 Gameiro, que anotó su segundo gol del partido a los 66 minutos, tras lo que aumentó aún más su renta con el 4-0, obra de Diogo, que remató un sensacional centro de Reyes a un cuarto de hora del final.

En el conjunto blanco entraron de refresco el lateral Coke, el delantero colombiano Carlos Bacca y el centrocampista camerunés Stéphane M'Bia, que reapareció después de más de dos meses lesionado. En pleno festival goleador sevillista, los vallisoletanos sacaron su orgullo y acortaron distancias por medio de su artillero Javi Guerra, al aprovechar un balón perdido cerca del área local, pero ya estaba todo sentenciado e incluso el Sevilla pudo hacer alguno más.

4 - Sevilla FC: Beto; Diogo Figueiras, Fazio, Nico Pareja, Alberto Moreno; Iborra (M'Bia, m.77), Cristóforo; Reyes, Rakitic, Marko Marin (Coke, m.71); Gameiro (Bacca, m.71).

1 - Real Valladolid: Mariño; Rukavina, Mitrovic, Rueda, Bergdich; Sastre, Marc Valiente, Rossi (Óscar, m.45), Rama (Omar, m.63); Manucho (Larsson, m.46) y Javi Guerra.

Goles: 1-0, M.23: Rakitic, de penalti. 2-0, M.41: Gameiro. 3-0, M.66: Gameiro, de penalti. 4-0, M.74: Diogo Figueiras. 4-1, M.76: Javi Guerra.

Árbitro: Carlos Velasco Carballo (C. Madrileño). Amonestó a los locales Diogo Figueiras (m.78), Reyes (m.85) y Bacca (m.92), y a los visitantes Marc Valiente (m.51) y Rukavina (m.89).

Incidencias: Partido de la vigésimo octava jornada de la Liga BBVA, disputado en el estadio Ramón Sánchez Pizjuán ante algo más de 35.000 espectadores. Césped en perfecto estado.