Público
Público

El Sevilla sale herido pero vivo de Estambul

El Fenerbahçe se impuso por 3-2 pese a la superioridad táctica de los de Jiménez

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Sevilla no supo aprovechar su superioridad técnica ante el Fenerbahçe y cayó 3-2 en el feudo estambulí de los turcos, invictos en casa durante la presente Liga de Campeones. Los de Manolo Jiménez fueron superiores técnicamente a los de Zico pero los 'canarios', como se conoce al Fenerbahçe por su mascota, enseñaron las uñas y aupados por su hinchada consiguieron la victoria.

No es tan duro el infierno turco como lo pintan y, aparte de protestar duramente algunas decisiones del árbitro, los turcos se comportaron correctamente, por lo que la derrota sevillista sólo puede achacarse a los escasos fallos defensivos del conjunto de Jiménez. El Sevilla salió muy bien al campo sin importarle los pitidos del público cada vez que tocaba bola y eso que más de 50.000 bocas silbando abruman, cuanto menos.

Siempre a remlque en el marcador

Cuando el Sevilla parecía haberse hecho con el juego, en un momento de relajación llegó el gol del Fenerbahçe: un contraataque por la banda derecha del Sevilla que salió de los pies de Roberto Carlos, adelantado para imprimir juego al equipo. El ex madridista dejó la bola a Ugur Boral que regateó a Alves y dejó un centro fácil de rematar a la red para Kezman.

A los turcos, que se veían crecidos, se les heló el aliento cuando en el minuto 22 Edu Dracena rechazó mal un centro de Daniel Alves y lo mandó al fondo de su propia portería. Dos tiros lejanos, uno de Duda y otro de Kanoute, al inicio de la segunda parte demostraron que el Sevilla no se conformaba con el empate.

El Sevilla salió, como en la primera parte, muy bien situado y presionando al Fenerbahçe, que no logró acercarse a la puerta turca hasta el minuto 56, aunque con resultados fatídicos para el Sevilla: el uruguayo Diego Lugano, de remate de cabeza, transformó un córner para el equipo turco.

Golpe final turco injusto 

Pero el Sevilla no se amilanó y siguió construyendo buenas jugadas. Un un córner llegó la recompensa con un buen remate con la izquierda del francés Julien Escudé, que aprovechó los huecos defensivos de los de Zico.

Pero en uno de los últimos ataques del Fenerbahçe, cuando ya corría el minuto 87 y los sevillistas se veían con un resultado más que positivo para la vuelta, Semih Sentürk, tras contraataque turco cruzó un potente disparo desde el borde del área que tras rozar al serbio Ivica Dragutinovic despistó a Palop y entró a meta. En unos últimos minutos de infarto, el Sevilla lo intentó todo para volver al empate pero no pudo ser ante un Fenerbahçe encastillado abajo.