Público
Público

El Sevilla tuvo piedad

Pudo golear al Depor, pero Valerón sacó su varita mágica (2-1)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Sevilla es frágil. No es capaz de sostener la autoridad de un partido. Pasa por lagunas que le cuestan muy caras. El domingo perdió dos puntos ante Osasuna y ayer se complicó una eliminatoria ante el Deportivo que podría haber dejado cerrada.

Valerón entendió la urgencia por la que pasaba su equipo con el 2-0 y sacó su varita mágica. Inventó una buena jugada que le dio el gol a los gallegos y deja abierto el desenlace hasta dentro de una semana.

Por una cosa o por otra, han sido muy pocas las veces en las que Navas, Capel, Luis Fabiano y Kanouté han coincido en el equipo inicial del Sevilla. Manolo Jiménez quiso poner en la primera línea de fuego a su cuarteto de estiletes. Después del fiasco del domingo ante Osasuna, era urgente darle al equipo un tratamiento reafirmante para aplazar cualquier medida drástica.

Lo consiguió el técnico. Ante un equipo tan peligroso como el Depor, el Sevilla recuperó su brío y ofreció ese perfil carnívoro de no hace tanto. Los gallegos jugaron con la alegría de ser un conjunto al que todo le va de cine y se siente cómodo en el campo. El problema es que no fue el mejor día de Cristian o Riki. Valerón en el primer tiempo se guardó para más tarde.

El Sevilla aceptó la propuesta visitante y planteó también un partido de portería a portería. Los andaluces se beneficiaron del planteamiento. El cuarteto de arriba tuvo una noche sembrada. Kanouté interconectó toda la superficie del campo con sus controles. Desde su atalaya, tiene una visión privilegiada de la posición en la que se encuentran sus compañeros.

En una mala noche de Maresca, fue el punta africano el verdadero organizador de Sevilla. Luis Fabiano conectó una falta a la que la barrera le dio el visto bueno para ir a portería. Kanouté plantó el segundo gol tras una buena jugada en la que participaron los dos extremos.

El Sevilla pudo golear, pero no acertó a rematar la faena. Valerón abrió la brújula y le dio vida al Depor para el partido de vuelta.