Público
Público

El show de Ayón sacude al Cajasol

34 puntos y 11 rebotes del mexicano

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El talento es una variable que se suele mover lejos de coordenadas como los años de dedicación. Es un don natural que a veces emerge casi de forma de espontánea y otras veces cuesta descubrir. Costó años descubrir el filón que había escondido bajo los 206 centímetros del mexicano Gustavo Ayón. No es su biografía la típica de la explosión prematura de un genio. Hasta los 18 años no experimentó con las posibilidades que su tamaño ofrecía para el baloncesto. En ese momento se produjo esa conexión mágica que parecía predestinar al deportista con la disciplina.

Unos pocos años después, Ayón es uno de los mejores pivots de la liga ACB, ya fue considerado el año pasado como el jugador revelación en su primera temporada en Fuenlabrada. Este curso las cosas marchan igual de bien. Para botón de muestra el resumen estadístico del mexicano en su partido de ayer ante el Cajasol: 34 puntos y 11 rebotes para 43 de valoración. Lo más asombroso fue su estadística en el lanzamiento a canasta: anotó 15 de 16 tiros. Aun así su equipo sólo pudo vencer de dos punto y en la prórroga al equipo de Joan Plaza en un festín ofensivo de los que ya no se estilan por la ACB (97-99).

A los sevillanos no les encajan demasiado bien encuentros con tanta anotación. Lo suyo es darle sordina a los partidos y dejar caer los puntos con cuentagotas, pero ayer no tuvo más remedio que adaptarse al ritmo frenético de los madrileños, que ya en el descanso llevaban 55 puntos. Lo peor del partido fue el tiempo extra: sólo se anotaron tres canastas entre ambos equipos.

Nada fácil lo tuvo el Barcelona en su visita al Obra-doiro. Llegó a ir perdiendo por 12 puntos en el tercer cuarto y sólo la reacción de Navarro pudo evitar la sorpresa. El máximo anotador en la historia de la Euroliga sumó 22 puntos.

El capitán de ese Barcelona que consiguió ese ansiado trofeo en el Sant Jordi con Pesic de entrenador, Rodrigo de la Fuente, regresó ayer a la ACB y cerró el círculo que comenzó hace muchos años en la cantera de Estudiantes. El madrileño, de 35 años, se puso de nuevo la camiseta del equipo colegial en el encuentro ante el Bilbao Basket. Anotó 13 puntos, insuficientes para celebrar el reestreno con triunfo.