Público
Público

"Esta ha sido una semana perfecta"

Mourinho aplaude a sus jugadores por haber pasado página

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Obligado por las bajas defensivas (Pepe, Carvalho y Coentrao), José Mourinho redibujó la zaga del Madrid en Cornellà-El Prat y dispuso una línea inédita este curso. El técnico portugués movió las piezas que le quedaban, recuperó a Albiol y jugó con la polivalencia de Sergio Ramos, su hombre habitual en el lateral derecho. Ante el Espanyol, el andaluz se deplazó al centro de la zaga, donde formó pareja con Albiol, y cedió su banda a Arbeloa. Por la izquierda, actuó, como acostumbra, Marcelo, otro de los fijos de Mourinho. Era la sexta probatura del técnico madridista en los diez partidos disputados esta temporada.

Por el resultado, Mourinho podrá reivindicar la bonanza de la combinación: el Madrid mantuvo su portería a cero, pese al constante acoso del Espanyol, tan insistentes los de Mauricio Pochettino como desviados en su puntería. En su mejor partido de este curso en Cornellà-El Prat, donde aún no habían contado ninguna derrota, a los blanquiazules les faltó todo el acierto que demostró Higuaín, letal en sus dos incursiones más claras. Suplente habitual, el Pipa reivindicó su capacidad para competir con el lesionado Benzema. Mourinho había preferido al delantero francés en este inicio de curso. El argentino, ayer, le dio motivos para su continuidad.

Higuaín sumó tres goles a su cuenta ahora registra cuatro, su primer hat-trick de la temporada, casi más decisivos por el momento que por el número en sí. El primero del argentino encarriló el partido para los blancos. El segundo, tan bello como imparable, desactivó el ánimo del Espanyol, justo cuando los blanquiazules más creían en el empate. Nada le dio resultado a Pochettino frente a la efectividad del Madrid: tres remates en la segunda parte, tres goles.

'Estoy muy feliz. Había que ganar para seguir a los de arriba y lo hemos hecho en un campo difícil', señaló Higuaín. 'Tenía muchas ganas de un partido así', reconoció el delantero argentino en los micrófonos de Canal +. 'Por fin he podido completar un partido', abundó. 'Hemos pasado de una semana muy mala a una semana perfecta; estoy muy contento por la gente que no estaba jugando mucho', celebró Mourinho, que prefirió elogiar las asistencias de Cristiano antes que los goles de el Pipa. 'Me quedo con la dificultad creada por el adversario, que da aún más mérito al triunfo', concluyó el portugués.

En la primera derrota del curso en Cornellà-El Prat, nada tuvo que reprochar Pochettino a sus jugadores, que completaron un buen partido, según el argentino, pero fallaron donde casi siempre: en defensa. 'No tuvimos acierto defensivo. Cometimos errores', concedió Pochettino, que nunca ha ganado al Madrid (seis derrotas) y tampoco se paró a lamentar el gol de Callejón. Como Luis García con el Zaragoza, y en su centenario en la Liga (97 partidos con el Espanyol, tres con el Madrid), el granadino marcó ante su exequipo. Con la frialdad de un goleador, batió a Cristian cuando apenas llevaba cinco minutos en el campo, pero no lo festejó. Como solía hacer como blanquiazul, miró al cielo en recuerdo del fallecido Jarque y acogió las felicitaciones de sus compañeros sin aspavientos. Cornellà lo había recibido con algún pito y una mayoría de aplausos.