Público
Público

Siempre goleadas, nunca vencidas

El Algete femenino supera críticas y burlas tras encajar 78 tantos en tres partidos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

A Lidia, apodada Portera por razones obvias, no le duelen los 78 goles encajados en tres partidos. A ella y a sus 21 compañeras de equipo les duelen todos los músculos, castigados durante dos largos meses de exigencia física y, sobre todo, les atormentan ciertos comentarios, entre irónicos y despectivos, de quienes se ríen de ellas después de cada partido de la Liga Sub16 Femenina de Madrid.

En vez de deprimirse, las jóvenes (13 a 16 años) futbolistas del Algete contagian su entusiasmo a los atónitos técnicos y directivos de este modesto club del municipio madrileño. 'Son dignas de admiración señala Roberto Martín, presidente de la entidad. Su actitud, esfuerzo y ganas cuando van perdiendo por goleada te ponen los pelos de punta'.

Cada vez que les marcan un gol corren a por el balón para sacar rápido

El foco alumbró a las algeteñas el pasado domingo, cuando el Atlético de Madrid B, uno de los clubes punteros del fútbol femenino, les ganó 38-0. El club rojiblanco puso en marcha su maquinaria de comunicación para publicitar tan inusual goleada, y alguna crónica y ciertos comentarios de compañeros de clase hurgaron en la inferioridad futbolística de unas chicas que están en fase de aprendizaje. 'Excepto dos o tres, ninguna había jugado al fútbol, así que partimos de cero', explica Manuel Rodríguez, director deportivo del club. 'Les tuvimos que enseñar a correr, a tocar el balón, el fuera de juego... Todo. Y a su edad es más complicado que cuando empiezan de pequeñas, a los 5 años'.

El Algete debutó en Torrejón de la Calzada y perdió 19-0. 'Fue increíble. En vez de bajar los brazos o perder tiempo, cada vez que nos marcaban un gol cogían el balón y corrían hacia el centro para sacar rápido', rememora Félix Martín, vicepresidente y delegado. 'Les decimos que no se apuren, pero lo siguen haciendo'.

La segunda cita fue especial. Como primer partido oficial de fútbol femenino disputado en la historia de Algete, las jugadores locales hicieron pasillo de salida a su rival, el Castilla Móstoles. Cuando perdían 0-15, el colegiado detuvo el encuentro. 'Varias chicas le había protestado algo y yo oí como les decía: Si no valéis para jugar al fútbol, os jodéis. Le llamé la atención, me expulsó y mandó a los dos equipos al vestuario cuenta Martín. Si se hubiera suspendido, hubiéramos perdido sólo 0-3, pero nuestras futbolistas se empeñaron en seguir jugando, y así lo hicimos'. Las mostoleñas ganaron 0-21 e, impresionadas por la actitud de las rivales, cuando el infausto colegiado pitó el final les devolvieron el pasillo a las algeteñas en su camino hacia la ducha.

Con 0-15, el árbitro suspendió el choque; el Algete quiso seguir y acabó 0-21

Una semana después llegó el 38-0 del Cerro del Espino. 'Al final, los aficionados del Atlético nos animaban, sobre todo a la portera', señala Martín. Y la actitud de las algeteñas volvió a ser tan valiente que, finalizado el choque, la propia presidenta rojiblanca, Lola Romero, acudió al vestuario visitante, animó a las chicas, alabó su coraje y se hizo una foto con todas ellas.

Romero, una de las principales defensoras del fútbol femenino, lleva años trabajando para que no exista tal desequilibrio entre equipos de una misma categoría. El problema radica en la escasez de chicas futbolistas. De hecho, en los conjuntos de la Liga Sub16 de Madrid pueden tener ficha desde niñas de 13 años hasta jóvenes de 18 (seis como máximo).

'En los entrenamientos se aplauden unas a otras hasta cuando hacen un esprint. Las lesionadas no sólo van a los partidos, sino que acuden a cada entrenamiento', cuenta orgulloso Miguel Amarilla, su técnico. 'El día que marquen un gol invadimos el campo', bromea Pedro González, padre de una de las chicas. '¿Sufrir? Si ellas se divierten, nosotros, también'. Hoy reciben al Rayo B, segundo clasificado. Serán goleadas, pero no vencidas.