Público
Público

Siempre Higuaín

El doblete del argentino da al Madrid un triunfo tan sencillo como poco convincente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Fue el propio Mourinho quien marcó los dos caminos, paralelos, pero diferentes: el del Madrid, hacia la décima Copa de Europa y el suyo, hacia la tercera. El Bernabéu levantó el telón de la Liga de Campeones y no hubo sorpresas. Victoria tan fácil como poco convincente ante un rival acomplejado y menor, con un protagonista también habitual: Higuaín. Dos goles del Pipa prácticamente desde la línea de meta solventaron el estreno europeo de Mou. Tres puntos y hasta la próxima.

A diferencia del Barça, el Madrid no tiene molde y, lo que es peor para Mourinho, tampoco tiempo. Es un equipo en permanente construcción, aunque con el técnico portugués liderando el enésimo proyecto de Florentino sólo cabe esperar. De momento, el fútbol del Madrid no levanta pasiones, pero mientras gane partidos, también gana tiempo. Habrá que esperar

El Ajax es un equipo con más historia que presente, otrora una referencia del fútbol europeo, pero actualmente sin empaque para impresionar al Bernabéu. La semilla del Barça es ahora un retoño ingenuo al que el Madrid pudo golear. Eso sí, colectivamente, y es ahí donde radica el trabajo del entrenador, el Madrid es (en realidad, sigue siendo) un equipo previsible, con un ritmo de circulación muy bajo debido a su incapacidad para asociarse de primeras. El mejor ejemplo es Xabi Alonso, quien, sin opciones de pase entre las que elegir, se ve obligado a creárselas él mismo, lo que ralentiza su juego y el de su equipo. De nada o de poco sirve la permuta de puestos entre Higuaín, Di María y Cristiano.

Cristiano, impreciso e individualista, escuchó los pitos que criticó

Se mueven las piezas, pero no se crean espacios. Özil tampoco los encontró, de ahí que no es de extrañar que el primer gol del Madrid llegara en un córner. Higuaín, autor de la mejor ocasión del primer tiempo con un tiro al palo desde el borde del área, remató de forma poco ortodoxa el centro maliciosamente cerrado de Xabi Alonso.

Cristiano, muy impreciso, se llevó algunos pitos, posiblemente como reproche a sus declaraciones en las que criticó los escuchados ante Osasuna. El portugués tuvo el 2-0 recién empezada la segunda parte, pero disparó al muñeco. Higuaín mandó al segundo anfiteatro otra ocasión inmediata de gol y el arreón post descanso dio paso a más de lo mismo: dominio sin rigor, pero con ocasiones. La conexión Alonso-Özil es la esperanza de este Madrid que Mourinho ha empezado a construir desde atrás y en el que Cristiano, que de nuevo sería tímidamente pitado, sigue haciendo la guerra por su cuenta, como si el equipo debiera jugar para él, en lugar de jugar él para el equipo.

El Madrid es mejor sin balón que con balón, algo que ante un equipo tan blandito y facilón como el Ajax le alcanza para ganar en el Bernabéu, pero que está por ver que le baste ante rivales más poderosos y que le exigirán más, sobre todo colectivamente. Mientras tanto, el segundo de Higuaín, el goleador de las pequeñas ocasiones, sirvió para para iniciar la andadura europea sin sobresaltos, aunque también sin brillantez. Y lo que le queda.

R. Madrid (2): Casillas; Arbeloa, Pepe, Carvalho, Marcelo; Khedira, Xabi Alonso (Lass, m. 83); Di María (Pedro León, m. 79), Özil (Canales, m. 87), Cristiano Ronaldo; e Higuaín.

Ajax (0): Stekelenburg; Van der Wiel, Alderweireld, Ooijer, Anita; Enoh; De Zeeuw (Tainio, m. 68), De Jong, Emanuelson, Sulejmani (Eriksen, m. 85); y El Hamdaoui.

Goles: 1-0. M. 31. Higuaín marca en semifallo, y con laEmanuelson un córner botado desde la izquierda por Xabi Alonso al primer palo. 2-0. M. 72. Higuaín, a puerta vacía, a pase de Özil.

Árbitro: Skomina (Eslovenia). Mostró tarjeta amarilla a De Zeeuw y Xabi Alonso. Bernabéu: 67.000 espectadores.