Público
Público

"Silva está a la altura de Iniesta"

El central vuelve mañana a Mestalla para encontrarse con sus ex compañeros y el ambiente hostil que hasta hace poco tenía a su favor

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Raúl Albiol (Vilamarxant, 24 años) vuelve a Mestalla. Allí se crió como futbolista e imaginaba que era Vieira en las noches en las que ejercía de recogepelotas: 'A aquel Arsenal de Henry, que se salía, daba gusto verlo jugar'. Mañana, además de sentimientos encontrados, a Albiol le tocará medirse a Villa, un gran amigo que le hacía la vida imposible en los entrenamientos de Paterna. Tanto como Silva, que es baja, o Pablo Hernández, otro de sus ex compañeros al que considera decisivo.

Antes que central, usted fue mediocentro. ¿Cómo se recicló?

Antes del accidente de coche que padecí, jugaba de mediocentro en el filial del Valencia. Así me proclamé campeón de Europa sub-19 y en esa posición me contrató el Getafe. Pero las secuelas del accidente me hicieron perder confianza y el físico que tenía. Quique Flores, para protegerme, me puso de central porque el esfuerzo no es el mismo y yo no estaba capacitado para jugar de mediocentro. Me enseñó los movimientos defensivos y en el Valencia me mantuvo de central. Fue un gran acierto de Quique.

¿Qué tipo de mediocentro era usted?

Defensivo. P por mi altura y por el despliegue físico que podía hacer, cortaba muchos balones, aunque también me gustaba llegar arriba.

¿Es más difícil ser defensa en el Real Madrid que en el Valencia?

Quizá tienes más responsabilidad y más presión porque debes ganar todos los partidos y conseguir títulos. En el Valencia, eso no pasa tanto. En los últimos años, se le ha exigido estar en la Liga de Campeones y ganar algún título, pero esa presión en el Real Madrid es mayor. A la hora de defender, tienes que hacer los mismos movimientos igual de bien. Es cierto que tenemos formas diferentes de jugar, pues el Madrid descuelga más jugadores en ataque y el Valencia es más de contragolpe, pero en los dos sitios es difícil defender; allí también te exigen mucho.

'Villa siempre está al límite del fuera de juego y necesita poco para marcar'

Jugadores que han pasado por su puesto hablan de la soledad del defensa del Real Madrid.

Esa soledad es una responsabilidad bonita de asumir y te hace crecer. Si eres capaz de triunfar como defensa del Madrid, quiere decir que estás entre los mejores de Europa. Es un reto muy importante para cualquiera. Sabes que, a veces, una acción individual tuya puede evitar un gol, pero la defensa es trabajo de todos y lo estamos haciendo muy bien, encajamos muy pocos goles.

¿Y el estrés del defensa del Madrid cómo lo lleva?

Cuando las cosas van bien, no hay estrés. Imagínese los equipos pequeños que van todo el año en puestos de descenso, eso sí que es estrés. Al estar en un equipo grande, peleando por todos los títulos, el estrés tiene que convertirse en ganas e ilusión.

Los centrales del Barça realizan conducciones en campo contrario para atraer y abrir las defensas. ¿Ustedes lo tienen prohibido?

No, pero los centrales del Barçason diferentes a los nuestros. Piqué, que llegó sin hacer ruido, tiene un gran majo de balón. Está en un nivel muy alto, de los mejores. Además, ellos son un equipo de mucha posesión y nosotros somos más verticales, de jugar a uno o dos toques.

'Pablo juega como en la calle; le da igual encarar que picar el balón'

¿Sigue apostando por defender con pocas faltas?

Bueno, aquí me enseñan más tarjetas que en el Valencia, pero procuro robar el balón sin hacer faltas, con limpieza.

Después de refugiarse más atrás por los malos resultados vuelven a adelantar la línea.

Cuando las cosas no salen bien es normal que te repliegues un poco más, pero, por ejemplo, en el Camp Nou jugamos muy adelantados. Salimos a atacar y a marcar goles. No nos encerramos y fuimos a por el partido desde el principio. Esa es la línea que queremos seguir, siempre con mucha intensidad en la presión.

Eso les obliga a un desgaste físico que les cuesta rentabilizar con goles.

Puede ser. Si nos desgastamos, tenemos que adelantarnos en el marcador y ampliar la ventaja, porque mantener ese ritmo durante los 90 minutos es complicado. Ojalá que todas las ocasiones que tenemos al principio fueran gol.

¿A Villa cómo se le marca?

Es un delantero capaz de todo, no puedes descuidarte ni un segundo porque está siempre al límite del fuera de juego y no necesita mucho para marcar. Puede estar desaparecido y te la lía. Es uno de los mejores delanteros de Europa, mete goles de todas las maneras.

'La soledad del defensa del Madrid es bonita, te hace crecer'

¿Le ratoneaba mucho en los entrenamientos?

Sí, me cabreaba mucho y me picaba, pero sanamente. En los entrenamientos, como no hay asistentes y siempre juega al borde del fuera de juego, metía goles que no eran y teníamos muchas peleas, pero siempre con pique sano. Tengo muy buena relación con él.

¿Se lo hubiera traído al Madrid?

Es un jugador para cualquier grande de Europa. Me hubiera gustado que hubiera seguido siendo mi compañero, pero en el Madrid también tenemos grandes delanteros como Raúl, Benzema, Cristiano, Higuaín o Van Nistelrooy. Pero está claro que me hubiera encantado tenerle a mi lado en el Madrid.

¿Silva está a la altura de Iniesta?

Sí, es muy bueno. Quizás no se le vea tanto, porque ha estado en el Valencia y el equipo lleva un par de años malos. Si le metes en el Barça o en el Madrid, destacaría como Iniesta. Aparte de la visión de juego y su calidad, me quedo con su movilidad, aparece por todos los lados para pedir la pelota. No se esconde. Aunque le peguen, él aparece. En Valencia ha hecho olvidar a Aimar y al principio se decía que sería muy complicado reemplazarle.

¿Y Pablo Hernández?

Ha tenido una progresión rápida y muy buena. El primer año con Quique, cuando subió a entrenarse con el primer equipo, destacaba mucho. Yo decía: '¡Madre mía! Este chico cómo juega'. Se pensaba que cuando volvió de las cesiones al Cádiz y al Getafe, no iba a dar la talla, pero Pablo tiene tanta confianza que si tiene que encarar o picarla, no se acompleja. Lo hace todo como si estuviera jugando en la calle, eso le hace decidir y elegir bien en los partidos.

'El accidente de coche me hizo central: perdí físico para ser pivote'

¿Qué recibimiento espera?

Habrá de todo: quien me silbe porque me he ido al Madrid, quien lo acepte y me aplauda o al menos no me lo recrimine.

¿Y sus sensaciones?

Será un partido especial porque soy valenciano y salí de la cantera del Valencia. Estuve cuatro temporadas en el primer equipo y un Valencia-Madrid en Mestalla siempre fue muy bonito de jugar. Lo viviré intensamente.

¿Dónde recuerda sus primeros partidos?

Mis padres tienen una administración de lotería en una avenida de Vilamarxant y por allí no pasaban coches. Los vecinos nos quitaban los balones. Toda la tarde jugando y luego a hacer los deberes deprisa y corriendo. Menudas sudadas con el balón.

¿Y luego al río?

¡Nooo! Yo no era de tirarme al río. Me daba miedo.