Público
Público

Simoncelli se impone al rechazo de la grada

Lorenzo atrapa la tercera posición de la parrilla de salida, por detrás de Stoner. El piloto italiano logra su primera 'pole' en MotoGP entre pitos y gritos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En el camino que separa la sala de prensa del Circuit de Catalunya y el paddock donde los mecánicos recuperan las motos, un corpulento guardaespaldas extiende sus brazos y pide que abran paso. El personal se retira y, tras las largas extremidades del agente, aparecen la cabellera semiafro de Marco Simoncelli,una enorme sonrisa y una actitud corporal triunfante. El piloto italiano recoloca sus gafas de sol, se abraza a uno de sus tres acompañantes y se dirige hacia su motorhome victorioso. Con la pole de MotoGP que acaba de lograr, el malo de Simoncelli se ha impuesto a los silbidos y al rechazo del público de Montmeló, que le sigue culpabilizando por la ausencia de Dani Pedrosa en el Gran Premio de casa. '¡Fuera, fuera!', grita la grada, mientras el italiano festeja su primera pole en MotoGP.

Simoncelli se ha defendido de la polémica y la bronca con una vuelta magistral (1,42.413), que relega a Casey Stoner (1,42.429), su compañero en Honda y hasta ahora el hombre más rápido del Mundial, a la segunda posición de la parrilla de salida por 16 milésimas. Jorge Lorenzo exprime su Yamaha y atrapa la tercera posición (1,42.728). Valentino Rossi (1,43.223) los contempla a todos desde su Ducatti,en la sexta posición. Aún así, el nueve veces campeón del mundo recibe de la grada mucho más calor y reconocimiento que su compatriota.

Lorenzo: 'No me sorprende la pole de Simoncelli. Es un piloto con mucho talento'

En Le Mans, escenario del incidente que acabó con la clavícula de Pedrosa rota, Rossi le había advertido: 'Estate tranquilo'. Pero Simoncelli no pudo reprimir el ansia de dejar atrás a Pedrosa en cuanto vio la primera ocasión y su maniobra, demasiado ajustada, acabó con el catalán rodando por el asfalto. 'Esta es la mejor manera de olvidar lo que pasó en Le Mans y especialmente después de todo lo que ha dicho la gente. Aquello acabó', asegura Simoncelli, aún eufórico por esa vuelta que ha trazado con la misma agresividad y rapidez que le caracterizan. Aún así, los mossos que le protegen en Montmeló recibió hasta alguna amenaza de muerte no le quitan el ojo de encima.

'No me sorprende la pole de Simoncelli. Es un piloto con mucho talento y, en las últimas carreras, ya estaba yendo muy rápido', dice Lorenzo, muy crítico en el pasado y ahora contemporizador. La Yamaha del balear ha experimentado ligeras mejoras, pero sigue yendo a rebufo de las Honda. 'La victoria va a estar muy cara para mí', asume Lorenzo. 'Pero estamos mejor que en Qatar y, si puedo mejorar una o dos décimas, tendré posibilidades de luchar por el pódium', añade el campeón del mundo y líder del Mundial. 'Finalmente, estamos en primera línea y ese es un buen sitio para empezar', concluye. Hasta ahora, su regularidad ha compensado las carencias de su máquina.

Eso espera también Nico Terol, que suma su cuarta pole consecutiva en 125cc, pese al empuje de Héctor Faubel, segundo, y de Maverick Viñales, tercero como en Le Mans. 'Hemos hecho una puesta a punto perfecta. Necesitaré mucha concentración en las primeras vueltas para empujar y abrir hueco', señala Terol, líder del Mundial con tres victorias en cuatro pruebas.

En Moto2, Paul Espargaró se ha quedado a un suspiro de arrebatarle la quinta pole consecutiva al alemán Stefan Bradl. Eufórico, el catalán advierte: 'Tengo que luchar por el pódium como sea'.