Publicado: 16.12.2013 17:06 |Actualizado: 16.12.2013 17:06

El sorteo de la Europa League depara un camino tormentoso para el Valencia

Los chés se enfrentarán al Dinamo de Kiev y después esperará seguramente el Lazio. El Sevilla jugará ante el Maribor y el Betis contra el Rubin Kazan

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Valencia, que se medirá en dieciseisavos al Dinamo de Kiev, es de los tres equipos españoles el que peor parado ha salido del sorteo de las dos próximas eliminatorias de la Liga Europa, donde podría haber en cuartos de final un apasionante derbi Sevilla-Real Betis.

El sorteo de la Liga Europa, efectuado hoy en la sede de la UEFA en Nyon y que ya ha decretado los cruces de dieciseisavos (20 y 27 de febrero) y octavos de final (13 y 20 de marzo), ha deparado ya duelos apasionantes en el primero de los turnos: Swansea-Nápoles y Oporto-Eintracht Frankfurt, especialmente.

En lo relativo a los tres equipos españoles en liza, sin duda, el mejor parado en dieciseisavos ha sido el Sevilla, que en la ida rendirá visita al modesto Maribor, equipo esloveno que tiene el honor de ser el primero de su país en llegar a una fase de grupos en cualquier competición del Viejo Continente.

Más complicado a priori lo tendrá el Real Betis, que recibirá en la ida al ruso Rubin Kazán, que curiosamente fue primero en el grupo donde también se clasificó el Maribor y donde militan los españoles Iván Marcano y César Navas, y el exmalaguista venezolano José Rondón. El Rubin Kazan, ahora bien es verdad venido a menos y undécimo en la actual liga rusa, dejó la pasada campaña en la Liga Europa en la cuneta al Atlético de Madrid y al Levante. Pero lo gordo para Sevilla y Betis viene en octavos: de pasar ambos darían vida a todo un derbi sevillano europeo. Jugarían primero en el sevillista Sánchez Pizjuán (13 marzo) y, después, en el bético Benito Villamarín.

Al Valencia le ha tocado del trío español, sin duda, el camino más complicado. Empezará el dieciseisavos rindiendo visita al ucraniano Dinamo de Kiev, segundo en su liga, en partido que también podría estar marcado por las bajas temperaturas. Son viejos conocidos en la segunda competición continental: ambos se enfrentaron en la, entonces, denominada Copa de la UEFA 2008-09. Los dos partidos, de dieciseisavos de final y con el mismo orden de ahora, terminaron en empate. Se clasificó el Dinamo por el valor doble de goles anotados fuera de casa (1-1 en Kiev; 2-2 en Valencia). Y, por si fuera poco, de pasar al Valencia en octavos le correspondería el peligro de un italiano Lazio que se mide antes al búlgaro Ludogorets, con la ida en terreno visitante.

Una de las curiosidades de los cruces de dieciseisavos llegará en el duelo entre el Dnipro y el inglés Tottenham: el actual técnico del equipo ucraniano, el español Juande Ramos, fue destituido hace años a los mandos de un combinado británico que justamente hoy ha destituido al portugués André Villas-Boas.

Otra de las curiosidades llega en el Maccabi Tel Aviv-Basilea, pues ambos conjuntos se enfrentaron esta misma temporada en la tercera ronda de clasificación para la Liga de Campeones, pasando un conjunto suizo luego eliminado en la fase de grupos.

Al Juventus Turín, gran favorito ahora para hacerse con la Liga Europa, cuya final se jugará en su estadio, le ha tocado el Trabzonspor y, con ello, el morbo de volver a unas tierras turcas de reciente mal recuerdo: perdió en terreno del Galatasaray en la última jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones y, con ello, fue eliminado.

De los posibles duelos de octavos de final, junto a los factibles Lazio-Valencia y Sevilla-Real Betis, destacan otros dos duelos que concitarían la máxima de las atenciones: ganador del Oporto-Eintracht con el ganador del Swansea-Nápoles (Michael Laudrup contra Rafa Benítez); y vencedor del Juventus Turín-Trabzonspor contra el del Esbjerg-Fiorentina. Especial atención, de producirse, sería el duelo Juventus Turín-Fiorenina, que junto a la circunstancia de ser un derbi italiano se une la menos agradable de ver como sus aficiones se tienen declarado "odio eterno" y suele haber incidentes entre ambas.