Publicado: 12.05.2014 12:01 |Actualizado: 12.05.2014 12:01

Sterling: "¿No puedo cometer un solo error tras 35 años?"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El dueño de Los Angeles Clippers, Donald Sterling, que fue sancionado por la NBA de por vida por sus comentarios racistas, ha pedido disculpas admitiendo su "terrible error" en su primera comparecencia desde que surgió la polémica el mes pasado. "Amo la NBA, amo a mis compañeros. ¿No tengo derecho a cometer un solo error en 35 años? Fue un error terrible y nunca lo volveré a cometer. Estoy aquí para pedir perdón", expresó Sterling en una entrevista concedida a la CNN. "No soy un racista", ha asegurado ahora Sterling, que admite que "cometí un terrible error y estoy aquí para pedir perdón".

Sterling, que compró el equipo en 1981 y es el propietario que más tiempo lleva al frente de una franquicia de la NBA, fue suspendido de por vida el pasado 29 de abril por unos comentarios racistas desvelados por el portal TMZ en los que pedía su pareja que no llevara a "hombres negros" a los partidos de su equipo. La sanción prohibía cualquier tipo de asociación de Sterling con la Liga. Además, el comisionado de la NBA, Adam Silver, le impuso una multa de 2,5 millones de dólares, el máximo permitido, y forzará al empresario a la venta del equipo a través de la junta de gobernadores de la Liga.

"Soy un buen socio que cometió un error, pido disculpas y solicito que me perdonen. ¿No puedo cometer un solo error tras 35 años?""Soy un buen socio que cometió un error, pido disculpas y solicito que me perdonen. ¿No puedo cometer un solo error tras 35 años? Amo mi Liga, amo a mis compañeros. ¿No puedo cometer un solo error? Es un fallo terrible y nunca lo haré de nuevo", manifestó. Para forzar la venta del equipo, los propietarios de los demás equipos de la NBA deben aprobar la decisión con el voto a favor del 75 por ciento de ellos. "Si los propietarios consideran que merezco otra oportunidad, entonces me la darán", indicó.

Durante su entrevista, a Sterling se le preguntó por qué ha tardado tanto en pronunciarse públicamente. "La razón es dura para mí, es muy dura, es porque me he equivocado. Yo causé el problema y no sé cómo arregrarlo", se sinceró.

Asimismo, la esposa de Sterling, que ya había advertido de que pretendía mantener su parte como copropietaria de la franquicia, confirmó a la presentadora Barbara Walters, del canal ABC, que presentará batalla si finalmente la Liga decide apartarla también a ella al frente del equipo. "Me sorprendió lo que dijo. Sea cual sea la decisión que se tome, tendremos que vivir con ella. Pero no sé por qué yo debería ser castigada por sus acciones", manifestó.

La NBA emitió un comunicado al respecto en el que cortaba de raíz las aspiraciones de Shelly Sterling. "Bajo la constitución de la NBA, si tres cuartas partes de la junta de gobernadores deciden que uno de los miembros ha de vender su participación en un equipo, el resto de copropietarios de ese equipo implicado también deberán renunciar a su parte, independientemente de que tengan una vinculación familiar entre ellos", sostuvo Mike Bass, portavoz de la Liga.

Shelly Sterling, a través de su abogado, Pierce O'Donnell, indicó que no está de acuerdo con esa interpretación de la constitución de la NBA y agregó: "Vivimos en una nación de leyes. La ley de California y la constitución de Estados Unidos están por encima de esa interpretación".