Publicado: 05.07.2014 08:00 |Actualizado: 05.07.2014 08:00

El sueño belga se topa con Messi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La selección argentina se enfrenta este sábado a la de Bélgica (18.00 horas, Telecinco) en el tercer partido de cuartos de final del Mundial de Brasil, que se celebra en el estadio Nacional de Brasilia, un duelo cargado de romanticismo para la albiceleste, inspirada en Diego Armando Maradona para regresar a semifinales 24 años después.

El combinado dirigido por Alejandro Sabella, que ha ganado todos sus partidos del campeonato, se encomienda a la figura de Leo Messi, nombrado 'Mejor Jugador' en todos los encuentros que disputó su selección. El jugador del Barcelona, autor de cuatro goles, es el faro que guía el pobre fútbol de su combinado.

La poco exigente primera fase ante Irán, Bosnia y Nigeria no permitió ver la mejor versión de Argentina, que necesitó de la prórroga para eliminar a Suiza en octavos de final. En esta ocasión no fue Messi, sino Di María, asistido por el rosarino, quién marcó el único tanto del partido cuando restaban dos minutos para llegar a la tanda de penaltis.

Messi, que este sábado alcanzará a Maradona con 91 internacionalidades, volverá a ser la principal amenaza para el rival. En esta ocasión, con El Pelusa más presente que nunca en el ideario colectivo de la grada, sobre todo porque la última vez que Argentina se enfrentó a Bélgica fue en México 1986, año de la última conquista albiceleste.

Maradona, Valdano, Ruggeri o Passarella formaron parte de aquella genial generación que llevó a los altares al fútbol argentino. Aquel equipo, dirigido por Bilardo, tocó el cielo de México en el segundo y último título del país más apasionado por la pelota. Aquella eliminatoria, en semifinales, la superó Argentina con dos goles de Maradona, el gran protagonista del Mundial. "Ese día no perdimos con Argentina, perdimos con Maradona", dijo recientemente Jean Marie Pfaff, portero de ese excelente equipo belga que resultó cuarto en suelo mexicano.

Para el partido de este sábado, Sabella sólo tendrá que sustituir a Marcos Rojo, uno de los destacados en defensa, que será reemplazado por José Basanta, mientras que el resto del equipo será el mismo que venció a Suiza. La única novedad podría ser la presencia del 'Kun' Agüero -recuperado ya de sus molestias musculares- en el banquillo.

Enfrente estará el combinado belga, un equipo llamado a ser protagonista en Brasil y que no ha fallado a los pronósticos. Los de Marc Wilmots, que ganaron a Estados Unidos en octavos de final, totalizan siete triunfos consecutivos, una cifra que iguala el récord histórico establecido por los Diablos Rojos en la temporada 1979-80.

Bélgica, que jugará los cuartos de final por segunda vez en su historia tras la presencia de 1986, llega con la tranquilidad de contar con Vincent Kompany, que se ha recuperado de la lesión en la ingle con la que aguantó -visiblemente con molestias- durante los octavos de final ante Estados Unidos.

Los belgas ganaron en la fase de grupos a Argelia, Rusia y Corea del Sur y demostraron su fortaleza en el cruce ante los americanos pese a que necesitasen la prórroga para seguir adelante. La actuación de Lukaku y De Bruyne resultó fundamental para tumbar a los de Klinsmann.

Cuenta además con la juventud de su plantilla, marcada por un hambre brutal como así demuestran los talentosos Witsel, Fellaini, Mertens o Hazard, seguramente éste último todavía está por explotar en Brasil. En la portería, uno de los mejores cancerbero del Viejo Continente, Thibaut Courtois.

Un partido que definirá al tercer semifinalista de Brasil. Para los belgas, ya con el deber cumplido, sería un premio más a su descarada propuesta, mientras que para Argentina pasa por ser una obligación en la fe que profesa el pueblo futbolero. "Nos debemos a ellos, tenemos una responsabilidad", dijo Sabella tras ganar a Suiza.

Argentina: Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Federico Fernández, Ezequiel Garay y José María Basanta; Ezequiel Lavezzi, Fernando Gago, Javier Mascherano y Ángel Di María; Lionel Messi y Gonzalo Higuaín.

Bélgica: Thibaut Courtois; Toby Alderweireld, Daniel Van Buyten, Vincent Kompany y Jan Vertonghen; Axel Witsel y Marouane Fellaini; Dries Mertens o Steven Defour, Kevin De Bruyne y Eden Hazard; y Divock Origi o Romelu Lukaku.

Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia).

Estadio: Mané Garrincha de Brasilia.