Público
Público

La Supercopa mide la crisis del Real Madrid

El titubeante comienzo de los de Mourinho puede agravarse hoy si pierden el título ante el Barcelona y en el Santiago Bernabéu

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Quién le iba a decir a Mourinho que la Supercopa, a la que tanto se ha empeñado en quitar importancia desde hace semanas, le iba a suponer el primer punto de inflexión de la temporada.

Con dos derrotas y un empate en los tres partidos oficiales que ha jugado el Real Madrid, un sólo punto en Liga y la pésima imagen del naufragio ante el Getafe, el partido de vuelta de hoy se antoja más crucial de lo que el portugués quería hacer ver.

Perder hoy también la Supercopa ante el Barcelona en el Santiago Bernabéu (22:30 horas, La 1) sería demasiado difícil de digerir para los blancos y sus aficionados con apenas tres semanas de temporada.

Caer esta noche con el máximo rival abriría probablemente en el seno madridista una crisis a las primeras de cambio. El propio Mourinho es especialista en avivar el fuego en su propia casa cuando menos conveniente es.

Lo hizo el pasado domingo tras la 'inaceptable' derrota de Getafe, cuando criticó sin morderse la lengua la actitud de sus jugadores y lo volvió a hacer ayer.  'Fue un encuentro inaceptable en todas sus vertientes: motivacional, de concentración, de ambición, de técnica... Un partido inaceptable', reiteró.

Pese a la situación, el luso insistió en quitar importancia al duelo de esta noche:  'Ganar o no la Supercopa o al FC Barcelona, ahora nada de eso es importante. Tengo una prioridad y mi prioridad es saber si la actitud que hemos tenido ante el Getafe fue una situación ocasional o si es una situación como consecuencia de un perfil psicológico, que el equipo ha construido'.

'Mou' insiste: 'La Supercopa no es importante'

No obstante, el partido contra el Barça llega también, aunque no lo parezca, en el mejor momento posible. Ganar a los azulgranas en el Bernabéu y levantar la Supercopa finiquitaría del tirón todas las dudas surgidas en estas tres semanas y Mourinho ya dijo ayer que 'atacarán desde el principio'.

Para ello, el Real Madrid necesita dos cosas. Una es recuperar al mejor Cristiano Ronaldo, un fantasma, una sombra de él mismo en los tres partidos disputados. La segunda es mayor intensidad defensiva, ya que de los tres goles que los blancos han recibido en Liga, dos han sido a balón parado. Para ello vuelve Pepe, ya recuperado de su choque con Casillas en el partido contra el Valencia.  

La dinámica con la que llega el Barcelona al santuario blanco es totalmente la opuesta. Líderes de la Liga y con un gran partido de ida contra los merengues, a los que dieron todo un baño futbolístico. Sólo la falta de acierto hace una semana en el Camp Nou y la pifia de última hora de Valdés evitó dejar finiquitado el título.

'Tenemos que tener en la cabeza el ir a marcar, no puedes ir a defender el 3-2'

El propio Tito Vilanova y sus pupilos conocen perfectamente que al Real Madrid no se le puede dejar vivo ni cinco minutos, los finales del duelo de ida en el que los blancos dieron un último coletazo para agarrarse al título con la ayuda inesperada del cancerbero azulgrana.

'El Madrid es más peligroso que vulnerable al perder dos partidos. Nos pasaría igual a nosotros. De por sí solo, el Madrid ya es peligroso por los jugadores que tiene, pensar en ir a Madrid y tener un partido fácil es imposible', afirmó ayer el técnico blaugrana.

Por ello, pese a la pequeña ventaja, el Barça no saldrá a especular, sino a ganar y con su equipo de gala. 'Si no tenemos la capacidad de tener el balón sufriremos seguro, tenemos que tener en la cabeza el ir a marcar, no puedes ir a defender el 3-2, es un resultado corto. Nos pueden marcar pero estoy convencido de que nosotros también', sentenció Tito.

No se esperan sorpresas del técnico barcelonista en el once con respecto al partido de hace una semana. Sólo esta pendiente de la posible presencia de Puyol en el centro de la zaga por la fractura de pómulo que se produjo el pasado domingo ante Osasuna. El capitán podría jugar, pero con una máscara.

El mal partido ante los navarros ha suscitado las primeras dudas sobre el juego del Barcelona, que, no obstante, llega en una balsa de aceite al Santiago Bernabéu y espera salir de ahí coronado como campeón de la Supercopa de España por cuarto año consecutivo y asestando el primer golpe de la temporada al Real Madrid.

Real Madrid: Casillas; Arbeloa, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao; Khedira, Xabi Alonso; Di María, Özil, Cristiano Ronaldo; y Benzema.

Barcelona: Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Adriano; Sergio Busquets, Xavi, Iniesta; Alexis, Messi y Pedro.

Árbitro: Mateu Lahoz (comité valenciano).

Estadio: Santiago Bernabéu