Publicado: 17.11.2015 07:54 |Actualizado: 17.11.2015 17:57

Suspendido el amistoso que Bélgica y España iban a jugar en Bruselas

El Gobierno belga cancela el partido ante el "riesgo real de atentado" que planea sobre el partido por la más que probable presencia en Bruselas de uno de los terroristas de París.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Entrenamiento de las selección española en Bruselas, antes de conocerse la suspensión del partido. / VIRGINIE LEFOUR (EFE)

Entrenamiento de las selección española en Bruselas, antes de conocerse la suspensión del partido. / VIRGINIE LEFOUR (EFE)

BRUSELAS.— El encuentro amistoso que iban a disputar este miércoles Bélgica y España en el estadio Rey Balduino de Bruselas se ha suspendido por el consejo del Centro de Crisis, que está asociado al Servicio Público Federal de Interior belga, que alertaba de un "riesgo de atentado", según informó la Real Federación Española de Fútbol.

Después de estudiar un informe del Centro de Crisis de una agencia belga, representantes de la Federación Española, la Federación Belga y de la policía decidieron que el partido se cancelara por "riesgo real de atentado".



El delegado de la selección española, Luis Uranga, explicó desde Bruselas lo que les habían comunicado las autoridades belgas: "Si el Gobierno belga toma esta decisión es porque consideran que suponía un riesgo", explicó. E intentó transmitir calma ante la situación de la delegación: "Quiero trasmitir tranquilidad, estamos bien en el hotel y cuando podamos nos iremos. Por logística nos tocará irnos a primera hora de la mañana".

Una vez conocida la noticia, que la Federación belga comunicó a las 00:41, la delegación española inició los trámites para poner de nuevo rumbo a España. Fuentes de la Rfef dijeron a EFE que al no garantizarse plenamente la seguridad el martes en Bruselas, "la expedición española decidió adelantar la vuelta a España" tras recibir comunicación formal de la Federación belga de fútbol. 

La expedición española cogió el vuelo a las 9 horas desde Bruselas y aterrizó pasadas las 11 de la mañana en el aeropuerto de Madrid Barajas-Adolfo Suárez.

Los pupilos de Vicente Del Bosque no se juntarán hasta que llegue el mes de marzo, cuando juegue contra Italia y Rumanía. El 24 de marzo será el primero de los dos duelos que dispute España contra el combinado italiano. Más tarde, el 27 del mismo mes se enfrentará a Rumanía, aunque todavía no se conoce el escenario.

Estos amistosos cerrarán los partidos de preparación y, a finales de mayo, Del Bosque facilitará la lista definitiva de 23 convocados que defenderán los títulos continentales de 2008 y 2012 en la Eurocopa de Francia.

Riesgo real de atentado

El "riesgo real de atentado" que planeaba sobre el partido se centraba principalmente en la búsqueda de Salah Abdeslam, sobre quien pesa una orden internacional de detención por su presunta implicación en los atentados de París que el pasado viernes causaron la muerte a al menos 129 personas y heridas a 350.

En un principio el partido se iba a jugar y los jugadores querían hacerlo, pero a última hora de la noche, el Gobierno belga elevó la alerta terrorista a nivel 3 en todo el país, el máximo, por lo que el Centro de Crisis recomendó la cancelación del amistoso y de todo tipo de eventos públicos.

La redada que llevaron a cabo durante todo el lunes miembros de unidades antiterroristas de Bélgica en el barrio musulmán de Molenbeek no dio resultados y Abdeslam aún está en busca y captura. Este barrio musulmán, con unos setenta mil habitantes, tiene vínculos con otros sucesos como los atentados terroristas en el Museo Judío de Bruselas o el asalto a Charlie Hebdo

Una alerta de bomba en una calle de Bruselas, a algo más de dos kilómetros de distancia del hotel Steigenberger, en el que se aloja la selección española, también ha sido otro de los factores que han influido en la cancelación del encuentro por el estado convulso que se vive en la capital belga.

El nivel de alerta terrorista en Bruselas a raíz de los atentados del pasado viernes en París y de la fuga de Abdeslam ha propiciado que la capital belga haya pasado de riesgo dos a tres en las últimas horas.