Público
Público

Los susurros de Pedrosa

El piloto catalán entierra sus dudas sobre su capacidad para pelear con los mejores de la categoría

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Sin los discursos rimbombantes de otros, Dani Pedrosa hace su camino como piloto. Quizá no sea el tipo ideal para ser la imagen de una campaña institucional para promocionar España entre potenciales turistas extranjeros. Para eso se prefiere a tipos más explosivos o fotogénicos como Lorenzo, Márquez o Viñales. Él anda en otras cosas. En volver a convencerse de que es un tipo válido para su profesión. Las caídas le han robado muchas carreras y las recaídas, otras cuantas. Su cuerpo menudo es una radiografía interminable que retrata fracturas y descubre placas o tornillos desde los hombros a los tobillos.

Las dos últimas operaciones le hicieron plantearse todo. Cuando el panorama parecía favorable para que esta temporada le peleara cara a cara el título a Lorenzo y Stoner llegaron los problemas. Primero una clavícula y luego la otra, en ese accidente provocado por Marco Simoncelli. Por todo ello la victoria de ayer en Sachsenring resulta tan trascendente para el piloto de Honda.

Dani suma ya cuatro triunfos en el trazado alemán; dos en Moto GP

Esos fantasmas que le habían revoloteado por la cabeza sobre su futuro han desaparecido de golpe. La conclusión vuelve a ser la misma de siempre: Dani Pedrosa es capaz, con su menudo cuerpo, de conducir máquinas tan voluminosas como las de MotoGP y, además, hacerlo muy, muy rápido. El calendario le ha echado una mano. El trazado alemán se ajusta al milímetro a sus características, además de que al ser mucho más virado de izquierda que de derecha su hombro padece menos. Son cuatro ya las veces que ha subido a lo más alto del cajón allí.

Así que todo se ha precipitado. La rehabilitación física y mental ha llegado mucho antes de los esperado. Hace dos semanas todavía se quejaba de dolor después de la carrera en Mugello. Ayer celebró la victoria a su manera; sin grandes expresiones de júbilo. Introvertida, como es él.Las sensaciones fueron las mejores desde el comienzo. Si algo alerta de su buen estado de forma es la salida de carrera. Desplumó la pole de Stoner en unos pocos metros y se colocó muy pronto en la cabeza de la prueba. Tampoco fue nada mala la de Lorenzo. No acusó los nervios de haber calado en la arrancada de la vuelta de calentamiento y se puso justo a la espalda del catalán.

El campeón del mundo acaba segundo tras una maniobra genialEn el segundo circuito más corto del Mundial, no hay mucha carretera para sacar diferencias. Simoncelli, Dovizioso, Stoner y los dos españoles se pusieron en fila india durante las primeras vueltas. Ninguno de los intentos de escapada dieron fruto. En otra historia andaba metido Valentino Rossi. Saliendo desde la cola, el italiano mejoró medio segundo sus tiempos por vuelta después de otra mañana de jaleo para sus mecánicos para volver a poner la moto en el punto de origen.

Liquidada la primera mitad de carrera, la victoria ya era cosa de Pedrosa, Stoner y Lorenzo. El campeón del mundo comenzó a tener problemas en el antebrazo, mientras que el australiano no se sentía bien encima de la moto por problemas con el freno motor.

Todo estaba de cara para Dani. Adelantó en la recta de meta para ya nunca abandonar el primer puesto. Hubo todavía mejores noticias, puesto que Jorge Lorenzo, en una maniobra a cara de perro en una curva, le birló a Stoner el segundo puesto, por lo que recorta cuatro puntos la distancia. Llega a Laguna Seca con sólo 15 puntos de diferencia.