Publicado: 10.03.2016 16:36 |Actualizado: 10.03.2016 16:36

El TAD inicia un "proceso de información reservada" y no inhabilita a Villar

El Tribunal Administrativo del Deporte estudiar una posible apertura de expedientes a Villar y a José Luis Sáez por presunta corrupción

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Foto de archivo de Ángel María Villar junto a Miguel Cardenal./EFE

Foto de archivo de Ángel María Villar junto a Miguel Cardenal./EFE

MADRID.- El Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) ha decidido este viernes iniciar "un proceso de información reservada" para estudiar una posible apertura de expedientes a los presidentes de las federaciones de fútbol (RFEF), Ángel María Villar, y baloncesto (FEB), José Luis Sáez.

El proceso de "información reservada", recogido en el artículo 38.2 del Reglamento de Disciplina Deportiva, no establece plazos para la solicitud de esa documentación, ni el TAD ha querido desvelar a qué organismos requerirá esos informes.

A la salida de la reunión celebrada este viernes, la tercera de este proceso, el presidente del tribunal, Enrique Arnaldo Alcubilla, no quiso hacer declaraciones, al igual que el resto de miembros, que fueron saliendo por separado del edificio situado en la madrileña calle de Ferraz.



Este proceso se inició el 11 de febrero cuando el CSD envió la documentación de ambos casos, de RFEF y FEB, solicitando la apertura de expedientes disciplinarios para el presidente de la Federación de Fútbol, Ángel María Villar, y su vicepresidente adjunto para Asuntos Económicos, Juan Padrón. La misma solicitud se pidió para el presidente de la Federación de Baloncesto, José Luis Sáez, y su secretario general y director económico, Luis Giménez.

Sobre la RFEF, el CSD remitió al TAD los casos del Recreativo de Huelva y del CD Marino Tenerife-Sur, en los que identificó un supuesto "agravio comparativo" y un "menoscabo del principio de igualdad de los clubes" por un supuesto trato de favor a ambos clubes.

En la Federación de Baloncesto, el envío del caso del CSD al TAD se hizo tras revisar las alegaciones de los dirigentes federativos a la denuncia del presidente de la Federación Catalana, tras la cual el Consejo estimaba que podía existir una "imputación de gastos particulares a las cuentas de la Federación y una incorrecta utilización de los fondos federativos".

Con esa documentación, el 19 de febrero, los siete miembros del tribunal se reunieron por primera vez y tomaron la decisión de dejar la resolución para una semana después, aunque en esa segunda reunión se pospuso la decisión para este viernes 4 de marzo, fecha en la que se ha resuelto iniciar un "proceso de información reservada" sin plazos fijos previstos para concluirla.