Publicado: 16.04.2014 07:00 |Actualizado: 16.04.2014 07:00

¿Es tan difícil ser Messi?

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"No es fácil ser Leo Messi". La semana pasada, coincidiendo con una de sus peores épocas futbolísticas, Gerardo Martino avisaba al mundo de las dificultades del argentino. Una opinión que a Lorenzo Serra Ferrer, exentrenador del Barça (2000-01), no le cogió desprevenido, porque "ser Leo Messi las 24 horas del día los 365 del año, uff, eso es otro trabajo. Con toda la responsabilidad que conlleva de liderazgo, de humanidad o de vida. Él es algo más que un futbolista, es un ejemplo".  Pep Marí, jefe del Departamento de psicología del CAR de Sant Cugat y autor del libro Aprender de los campeones, agrega que "no es fácil gestionar tanto éxito como Messi ha tenido". El periodista Santi Giménez, redactor jefe de la delegación de As en Barcelona, va más allá. "Yo no me cambiaría por Messi ni por ningún futbolista: los veo infelices, con pocas habilidades sociales y con una vida basada en el egoísmo, en la que se aprovecha la mínima oportunidad para quejarse porque ayer me sustituyeron o la semana pasada no me revisaron el contrato. No, yo no quisiera esa vida para mí", añade.

"El problema de Messi es que no es fácil estar a la altura del personaje", insiste Pep Marí. "El día que no saca un 9 ya se empieza a hablar de su decadencia, y eso no le pasa a un futbolista, que está acostumbrado a sacar un 6 o un 7. En ese sentido la presión tiene que ser brutal. Admito que todos los futbolistas tienen presión, pero ¿tanta y tantas veces seguidas como Leo?" Santi Giménez conoce a Messi "desde que tenía 14 años. Le he entrevistado muchas veces y ahora hablo con él a menudo". Sabe, por lo tanto, lo que cuece en su interior. "No había más que verlo la noche del Calderón en la Champions. Tenía un cabreo bestial, porque Leo es un hombre que no ha conocido nunca la derrota. Sólo quiere ganar. Para él, ganar es como ponerse las botas. Nadie le ha enseñado que en el fútbol se puede perder. La prueba está en que cada vez que pierde con Argentina piensa en dejar la selección. Sin embargo, esto es algo que ni siquiera pasa en Cristiano con Portugal, donde la derrota se admite como algo más natural, y si la selección va a la repesca no pasa nada".

"Para empezar, Messi no tiene nada que ver con un futbolista de clase media", señala Serra Ferrer, entrenador de largo prestigio.  "Messi está en todos sitios. A todas horas. Ha de ser prudencia, discreción, humildad. Ha de serlo todo para que los que pretenden ser como él no se equivoquen. Sin pretenderlo, ha adquirido ese rol". Pablo Infante, futbolista de un club humilde como el Mirandés, va más allá. Ni siquiera se atreve a ponerse en la piel del argentino. "No, nada, imposible, y como yo muchos, muchísimos futbolistas. Sabemos que no es fácil estar allí. Hay  gente que me dice 'Pablo, tú debes tener más presión que Messi porque entrenas por las tardes y por las mañanas trabajas en un banco, madrugas todos los días, cumples un horario...', pero no, ni aun así. Quiero ser más sensato. Es más, sé que hay gente que tiene más presión trabajando dos horas diarias que otras que trabajan diez. En ese sentido, Messi ha demostrado que mentalmente ha de ser un chico 'diez'. Me parece que ha hecho fácil lo difícil dentro y fuera del campo".

Pablo Infante: "Messi ha demostrado que mentalmente ha de ser un chico 'diez'"Pep Marí, sin embargo, duda que la motivación del argentino sea la que fue. "Es difícil gestionar tanto éxito como él ha tenido. Es complicado cuando tienes tantas tentaciones de apartarte de la prioridad de seguir siendo el mejor. Y Messi las tiene. Cada día, la publicidad le ofrece la posibilidad de mantener el mismo nivel de vida sin necesidad de seguir entrenando para ser el mejor". Todo eso, según él, ha tenido su efecto en el futbolista. "Para mí, sí", señala Martí. "Para mí, Messi es la síntesis del Barcelona y hasta cierto punto, es lógico que ese equipo se haya empachado. Ha ganado tanto que ha perdido apetito". Y no acepta la comparación con Nadal por una cuestión de valores", dice. "Nadal rara vez ha escuchado de su entorno 'perfecto', 'bien, es suficiente', sino que 'hay que trabajar más, porque el rival también lo está haciendo'. Todo eso ha creado en él un hambre patológica que no sé si Messi tiene ahora mismo. Tal vez necesita un estímulo distinto como puede ser el Mundial para recuperar ese apetito". 

Santi Giménez: "Si vamos al día a día, a lo que pasa fuera del campo, entonces Martino sí lleva razón. Tiene que ser desagradable ser Leo Messi"El periodista Santi Giménez diferencia: "Durante los 90 minutos que dura el partido tiene que ser una gozada ser Leo Messi. Entonces no me da ninguna pena. Tiene a un equipo a su merced y es capaz de hacer lo que sólo hace el mejor del mundo. Pero si vamos al día a día, a lo que pasa fuera del campo, entonces Martino sí lleva razón. Tiene que ser desagradable ser Leo Messi. No debe ser fácil ser el centro de todas las miradas, enterarse de la poca memoria que tiene la gente contigo con todo lo que has hecho, ver que los elogios son gratuitos y las críticas muy crueles".  Una cosa que el futbolista Pablo Infante trata de relativizar: "La gente, más que enfadada, está alarmada. La gente no está acostumbrada a que Messi pase por un bache. En diez años no ha tenido ninguno. En mi vida, y ya tengo 34 años, vi algo así. Por lo tanto, no tengo duda de que va a salir adelante".

El psicólogo Pep Marí apela a la naturalidad: "Ilusión, éxito y fracaso son tres etapas de un mismo proyecto. Hay que pasar por las tres. No se puede estar siempre instalado en el éxito. Por eso quizá sea lógico lo que pasa ahora en Messi o en el Barça, esto funciona así, nada es eterno. Y, sobre todo, es que el ciclo del Barcelona no podía durar toda la vida".  Por eso juzga esta final de Copa del Rey "como si fuese el último tango en París para el Barça. Como equipo, como el equipo que realmente ha sido, es el último partido de gran relevancia. Y Messi y sus compañeros lo saben. Por eso volverá el ADN Barça, que a lo mejor ya no será suficiente para ganar. Pero una vez que finalice el partido a esta gente, que nos dio tanto, no se les podrá reprochar nada".