Público
Público

Tarde terapéutica para el Valencia

Acabó con un Getafe que continúa sin dar síntomas de mejora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Antibiótico azulón para un organismo achacoso durante las últimas semanas. Eso fue el Getafe este sábado en Mestalla para un equipo con necesidad de revitalizante después de un traqueteo dubitativo. No es que el enfermo esté ya para darle de alta, pero el Valencia sí que se mostró mucho más lúcido que hace unos días en La Romareda.

Sólo necesitó para ello un poco más de dinamismo en la línea de mediocampo. El baile de posiciones causa siempre cierto desconcierto en las defensas. Hasta este sábado a los de Emery se le adivinaban las intenciones, era un juego de futbolín sin la menor capacidad de improvisación. La tuvo este sábado gracias al vaivén de Pablo Hernández, Feghouli y Jonás. Jamás estuvo cómoda la zaga de los madrileños ante tanto ir y venir de un sitio a otro.

Al ex del Almería la tarde ya se le puso redonda cuando enganchó de maravilla un balón suelto en la puerta de entrada al área. Banega, cómo no, deslizó el balón hacia la zona peligrosa en una expedición por la banda izquierda.

Le tocaba al Getafe asomar la patita. Ya no le era suficiente con seguir arropado atrás. Barrada le encontró gusto al partido con un par de buenas acciones en el centro del campo. Antes, sólo Valera había asomado por las cercanías de Guaita. El mediocentro del Getafe le dio cuerda a una contra académica al enroscar un balón con habilidad. Centro de Mané, dejada de Güiza y espuelita de Diego Castro. Un empate tan sencillo como bello.

Todo parecía volver a empezar, pero Feghouli no dejó que el reloj retrocediera. Pillo, apareció en el momento preciso y en lugar perfecto después de un balón que la zaga del Getafe no supo mandar a la Conchinchina. El subidón de los de Luis García duró un saque de centro.

El golpe dejó aturdido al visitante casi el resto de tarde. No dio para mucho más un equipo al que le falta algo más de personalidad sobre el campo. Mientras, el Valencia sin tejer nada del otro mundo recobró sensaciones para alivio de la grada. Adúriz dejó el partido en su punto cerca del final.