Público
Público

Demasiado Tau para Navarro

El Barça pierde el factor cancha en el primer partido de los cuartos de final ante los vitorianos (75-84)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Suma y sigue. Con contundencia y rotundidad. Sin réplica posible. Ni siquiera de Navarro. El Tau continúa su imparable camino hacia un objetivo: destrozar psicológicamente al Barcelona. Le ha ganado todos los duelos este curso, también el de este martes, el primero en el camino hacia la final four de Berlín. Habrá un segundo, este jueves. Y un tercero, ya en Vitoria. ¿Un cuarto y un quinto? Si el Barça juega como este martes, seguro que no.

Salió el Tau enfurecido, como el ciclón que el pasado fin de semana arrasó a la Penya y este martes vapuleó al Barça hasta que Navarro se echó el equipo a la espalda y Xavi Pascual puso orden en una defensa que, durante el primer cuarto, hizo aguas por todas partes. Jugaban los baskonistas a placer, explotando su velocidad, lanzando sus fulgurantes contraataques, abusando de una línea de tres: anotó cinco de sus primeros ocho intentos, en buena parte por la efectividad de Prigioni, a menudo libre de marca.

No sabía el Barça cómo defender y mucho menos cómo atacar a un Tau, sólo amenazado por Santiago desde la zona y por las faltas de Splitter, que sumó dos en menos de diez minutos. Ivanovic, convencido, le mantuvo en pista. Todo era muy fácil para el Tau y muy complicado para los azulgrana, que, sin ideas ofensivas, sobrevivieron gracias a un par de triples de Basile (18-24).

La respuesta de los vitorianos fue inapelable: tres triples consecutivos que obligaron al Barça a recomponerse defensivamente. Tiró Pascual de sus mejores defensores y se encomendó a Navarro, inédito hasta ese momento. No había comparecido la Bomba en el duelo con Rakocevic, pero se desquitó de una tacada: cinco ataques consecutivos y 10 puntos. La ventaja baskonista, de 15 puntos, se redujo a la mitad.

La apuesta no podía tener futuro: Navarro es mucho Navarro, pero él solo no puede doblegar al todopoderoso Tau. Así que, en cuanto se tomó un respiro, agotado, el Barça se fundió de nuevo ofensivamente. Hasta que Fran Vázquez se ofreció como solución de emergencia desde la pintura. El lucense le ganó un par de duelos a Splitter, pero el Tau no se achantó: 34-45, al descanso.

La reanudación fue un constante quiero y no puedo del Barça, que hizo en la goma en el marcador como pudo, con el tádem Navarro-Ilyasova primero, gracias al coraje y al pundonor de Grimau, después. Se acercaron los azulgrana al Tau ( 53-59), que siempre encontró la réplica precisa: un triple de San Emeterio, otro Vidal y el definitivo de Prigioni, estratosférico, con el 72-77, para abortar el remonte azulgrana y ganarle el factor cancha al Barça.