Público
Público

Tello y Thiago piden sitio a Tito

Los dos canteranos toman las riendas del Barça para liquidar a un inoperante Zaragoza (0-3)

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Barcelona tuvo que poner muy poco de su parte para ahondar todavía más en la profunda crisis del Real Zaragoza y llevarse la victoria de una Romareda convertida esta temporada en uno de los campos más fáciles para los visitantes y dar un nuevo paso para confirmar lo antes posible un nuevo título liguero y centrar su pensamiento en la Liga de Campeones. 

El conjunto culé aterrizó en el campo zaragozano plagado de bajas. Era el momento para que los habitualmente esperan su oportunidad en el banquillo dieran argumentos a Tito Vilanova para confiar en ellos cuando la necesidad lo exija. Y ese fue el caso de dos canteranos como Thiago y Tello. El primero manejó al equipo junto a Xavi en la primera parte. Marcó el primer gol del encuentro en una combinación perfecta con Alexis y dio el pase del primer tanto de Tello. El extremo se mostró resolutivo y todo un quebradero de cabeza para Loovens, que se vio retratado por la velocidad del culé en el gol que cerró el choque. 

El conjunto aragonés comenzó el encuentro sabiendo que en esta jornada, definitivamente, sus rivales en la lucha por la permanencia no le iban a ofrecer más tregua ya que desde doce horas antes estaba en la zona roja de la tabla tras la cuarta victoria consecutiva del Deportivo. Desde el inicio el único guión del partido fue el que planteó en cada circunstancia el conjunto azulgrana ante un adversario que parecía portar plomo en sus piernas y se mostraba incapaz de hilvanar alguna acción de cierto peligro hacia la portería de Víctor Valdés.

Con un césped demasiado seco y que hacía algunos días que demandaba agua, el balón con sus frenazos sorprendía en los primeros instantes al equipo que más lo quería, el azulgrana, ya que los maños habían presentado su expresa renuncia a él, y que tardó unos diez minutos en tomarle las distancias y las medidas para empezar a moverlo con soltura. No obstante antes de cumplirse los primeros sesenta segundos de juego, Cristian Tello, que circuló por una banda izquierda a su libre albedrío, ya envió desde el borde del área un disparo envenenado sobre la portería de un Roberto que vio como se iba fuera por poco.

De un córner sobre la portería de Víctor Valdés salió un contraataque desde su propio campo de Thiago al que intentó frenar infructuosamente Álvaro y con una sutil combinación con Alexis Sánchez batió a Roberto con un disparo pegado al palo. Al defensa cántabro tal vez le pesó en su subconsciente el estar a una tarjeta de la suspensión y pensando que en las dos próximas jornadas los rivales que le esperan a su equipo son el Celta y el Mallorca para evitar el descenso, pero en los últimos instantes terminó viéndola en una pugna inocente con Alexis.

La lógica de lo que estaba aconteciendo en el césped se reflejaba en el marcador, en el que lo único que se podía esperar era que los azulgranas se fuesen al descanso con un marcador todavía más amplio a su favor. El segundo gol para los hombres de Tito Vilanova llegó en una excelente compenetración por la izquierda entre Thiago y Tello, que terminó definiendo este último. Todavía pudo ser más grave para los zaragocistas su inoperancia defensiva dos minutos después en un remate de Alexis que sacó con el pie Roberto ya desequilibrado.

Manolo Jiménez intentó darle más vitalidad al juego de su equipo con la entrada de Apoño y con el delantero del filial Jorge Ortí. Lejos de revitalizar a sus huestes, los barcelonistas dejaron claras sus intenciones de apuntalar todavía más su victoria para intentar vivir lo más tranquilos posible los segundos 45 minutos.

En el primer minuto Alexis ya estrelló una vaselina en el larguero de la portería zaragocista y a los ocho minutos Tello en una nueva cabalgada por la banda izquierda desbordó con una pasmosa facilidad a Glenn Loovens con una bicicleta incluída para anotar el tercer gol. Los zaragocistas seguían deambulando por el terreno de juego con mínima convicción en sus posibilidades frente a un rival cada vez más contemplativo en sus acciones que mantenía sus continuas combinaciones sin fin. Más de una hora tardaron los maños en poner a prueba que los azulgranas también tenían en su alineación a un portero con un disparo potente, pero inocente en demasía, de Montañés desde el borde del área, que a cinco minutos del final volvió a acercarse con peligro a la portería azulgrana.

Real Zaragoza: Roberto; Sapunaru, Álvaro, Loovens, Paredes; Movilla, José Mari (Apoño, min.45); Víctor Rodríguez (Ortí, min.45), Rodri, Montañés; y Postiga (Rochina, min.63).

FC Barcelona: Víctor Valdés; Dani Alves, Bartra, Song, Adriano (Abidal, min.78), Montoya, Xavi (Roberto, min.81), Cesc Fábregas, Tello (Villa, min.83) y Alexis Sánchez.

Goles: 0-1. Min.20, Thiago; 0-2. Min.39, Tello; 0-3. Min.53, Tello.

Árbitro: Fernández Borbalán. Amonestó con cartulina amarilla por el Real Zaragoza a Movilla, Apoño y Álvaro y por el FC Barcelona a Alexis.

Incidencias: partido correspondiente a la jornada 31 de la Liga BBVA disputado en le estadio de La Romareda en tarde soleada y con viento ante unos 30.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de la madre del jugador del Real Zaragoza Abraham Minero.