Público
Público

El test secreto de Contador

El reciente ganador de la Vuelta a España utiliza una prueba de potencia de sólo un kilómetro en una pendiente del 10% como examen para evaluar su forma

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Un kilómetro con una pendiente del 10%. Así de simple es el test que utiliza Alberto Contador para evaluar su estado de forma. Lo utiliza para comprobar si los entrenamientos que está llevando a cabo van por buen camino y conocer si su arrancada está intacta, y su explosividad, su potencia anaeróbica, se encuentra a un buen nivel.

Se trata de una prueba muy sencilla. Contador la efectúa en asfalto, por lo general en puertos que conoce bien, y consiste en un ascenso cronometrado de 1.000 metros que lleva a cabo en menos de tres minutos. El test lo realiza en diferentes momentos de la temporada y le sirve para valorar el estado de forma y la necesidad de realizar modificaciones en el entrenamiento o mantener la preparación.

El doctor Gerardo Villa, especialista en rendimiento físico de la Universidad de León, considera que los tests de corta duración son muy útiles. 'Yo calculo que Contador debe subir este kilómetro a una velocidad cercana a los 25 kilómetros por hora. Con una pendiente del 10% y en un esfuerzo tan corto, lo que de verdad se evalúa es la potencia explosiva. Aquí la clave es ver qué ritmos desarrolla el ciclista y cuál es la evolución de su frecuencia cardiaca durante el test'.

La potencia es el factor clave en el ciclismo. En el caso de Contador, su gran secreto está en su capacidad para generar potencia al tiempo que su organismo es muy ligero, de apenas 61 kilos de peso. ¿Cuántos vatios puede desarrollar el ciclista de Pinto? 'Yo calculo que Alberto posee una potencia de siete vatios por cada kilogramo de peso. Eso nos llevaría a un pico de potencia que se podría acercar incluso a los 500 vatios', señala el doctor Villa. Contador lleva a cabo su test de potencia después de someterse a un rodaje de tres horas de duración a ritmos normales, poco exigentes. Una vez realizado este trabajo, con la musculatura ya preparada, es cuando se dispone a realizar la prueba, un test de potencia máxima.

'Estos tests -continúa el doctor Villa- se llevan a cabo con dos mediciones que arrojan datos básicos. Por un lado, se mide el ácido láctico para comprobar el desgaste que se va produciendo en el músculo. Por otro, se lleva a cabo una monitorización de la frecuencia cardiaca para comprobar el estado de forma del ciclista'.

El test del kilómetro se plantea en muchas ocasiones para evaluar la posibilidad de reducir los llamados entrenamientos de calidad, las temidas series que desgastan mucho la musculatura de los ciclistas. Estos entrenamientos, también llamados fraccionados, son los que permiten trabajar la potencia anaeróbica del deportista; es decir, su explosividad: la capacidad para, por ejemplo, atacar de forma súbita en plena ascensión y dejar atrás a los rivales. Contador es especialmente bueno en esos ataques explosivos.

El ganador de la triple corona (Tour, Giro y Vuelta) posee una fisiología envidiable con sólo 25 años. El otro secreto se encuentra en la experiencia y el talento de los que supervisan su preparación: Pepe Martí, su entrenador, y Pedro Celaya, su médico.