Público
Público

Tévez y Mancini se declaran la guerra

El City le impone una multa de un millón de euros y dos semanas de suspensión por negarse a jugar contra el Bayern. El argentino se piensa denunciar al técnico.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La relación entre Carlos Tévez y Roberto Mancini ha llegado a un punto casi irreconciliable.

Este miércoles se ha conocido que el Manchester City ha impuesto al delantero argentino una multa de más de un millón de euros y dos semanas de suspensión por negarse a jugar en el partido de la Liga de Campeones ante el Bayern de Munich.

Tévez siempre ha negado tal negativa y estaría meditando denunciar a su técnico por difamación. Según la BBC, el argentino considera que ha sido atacado en su honor por el entrenador italiano y está estudiando la posibiidad de acudir a los tribunales.

Mancini aseguró en su día: 'Se negó (Tévez) a calentar y a jugar. Si un jugador recibe tanto dinero por jugar con el Manchester City nunca puede negarse a saltar el campo. Si queremos mejorar como equipo, no puede seguir jugando con nosotros: está acabado conmigo'.

Tras una investigación que ha durado un mes y en la que se ha entrevistado a miembros de la plantilla y el cuerpo técnico del equipo, el club ha determinado que el internacional argentino rehusó saltar al campo cuando los citizens perdían 2-0 frente al Bayern de Múnich el pasado 27 de septiembre, informó hoy el club en un comunicado.

En virtud de la multa impuesta al jugador, inédita en el fútbol inglés, Tévez, de 27 años, dejará de cobrar cuatro semanas de su sueldo, es decir, un millón de libras (1,15 millones de euros). En cuanto a la suspensión de dos semanas, el club considera que el delantero ya cumplió con ella cuando fue apartado del equipo tras el partido de Liga de Campeones en el que se negó a jugar.

Ahora, el delantero tiene 14 días para apelar esta decisión y si el club no atiende su petición, podría tomar medidas contra su entrenador, consideando falsas sus acusaciones.

El Manchester City está dispuesto a escuchar ofertas por el jugador en el mercado de invierno, pero rechaza de momento rebajar el precio que esperaba obtener por él el pasado verano, unos 35 millones de libras (40 millones de euros).