Público
Público

Tocando bajo la lluvia

El Barça impone su estilo en medio de un aguacero y ante un Athletic con pocos argumentos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Barça no negocia el estilo ni bajo un aguacero. Tampoco el Athletic, al que ayer le favorecía la climatología para ese fútbol de desgarro pasional que le gusta proponer en San Mamés. Llovía con fuerza cuando Mateu señaló el inicio. El Barça bajó la pelota al piso como siempre y el Athletic quiso comérselo, también como siempre. Uno pretendía tocar el balón y el otro empujarlo. El fútbol no suele mentir cuando dos estilos tan antagónicos se miden.

A plenitud de rendimiento en ambos formatos, se impone el balón. Así que la primera ocasión fue uno de esos latigazos de Xavi cuando el ataque del Barça parece que no está, pero está. A 30 metros, en medio de esos juegos de distracción a través de desmarques sin balón, Xavi atisbó un movimiento de ruptura de Keita hacia el área. Dejó sólo al malí frente a Gorka, que le sacó el tiro. Primer aviso. El segundo aviso serio lo dio Villa, pero lo generó Iniesta. Un pase de esos que petrifican defensas. Villa lo mandó al palo.

Le entregó Guardiola a Iniesta el lugar de Messi. El centro del ataque para crear, driblar y finalizar, según convenga. Estrenó su rol Iniesta con una delicadeza preciosa. Un control con la puntera, al límite de la línea de fondo, que engarzó con un taconazo. Un gesto supremo que le emparenta con Zidane, y no solo en las entradas de su cuero cabelludo. También las tiene en las conducciones, con la cabeza erguida y en el recorte con el exterior para gira sobre sí mismo.

Amorebieta volvió a perder la calma y fue expulsado por una fea entrada

En inferioridad técnica y táctica, el Athletic se fue encogiendo hasta encomendarse en exclusiva a Llorente, que cada vez se veía más obligado a una aventura lejana y en solitario. Para el Barça el partido se convirtió en una cuestión de paciencia. La misma que acostumbra a perder Amorebieta. Tiene una rara habilidad este central para calentarse con los dos grandes de la Liga. Ayer le entró con la plancha por delante a Iniesta.

En inferioridad numérica el Athletic, la necesidad de paciencia del Barça se redobló. También de ampliar y desplegar los recursos para derribar el muro. Piqué empezó a traspasar la línea del medio del campo con frecuencia. Igual centraba que disparaba. Mientras, Caparrós, que metió a Aitor Ocio por Javi Martínez y a Toquero por el desdibujado Igor Martínez, se fiaba a su nuevo plan más defensa y en un arranque racial.

Villa también vio la cartulina roja por un manotazo a Gurpegi

Frente a eso fue el toque una vez más lo que le abrió el camino del gol al Barça. Un movimiento de Keita similar al de la primera ocasión lo vio Villa en la frontal del área. El asturiano se sacó un pase que habló de esa inmersión futbolística que le fue tan complicada a Ibrahimovic. Fue su mejor acción antes de ser expulsado por un manotazo a Gurpegi.

Xavi como Pique, probó desde fuera y pareció cerrar el partido. Quedaba la descarga final del Athletic, uno de esos empellones lo aprovechó De Marcos. Dio igual, Busquets, dueño y señor del partido en cuestiones tácticas lo remató.

1 - Athletic: Iraizoz; Iraola, San José, Amorebieta, Aurtenetxe; Javi Martínez, Orbaiz (Aitor Ocio, m. 46); Gurpegi; Igor Martínez (Toquero, m. 46), Gabilondo; y Llorente (Iturraspe, m. 68).

3 - Barcelona: Valdés; Alves, Puyol, Piqué, Adriano (Maxwell, m. 46); Xavi (Thiago, m 81)), Busquets, Keita; Pedro Iniesta (Bojan, m. 81) y Villa.

Goles: 0-1. M. 54. Keita aprovecha un pase interior de Villa para batir por abajo. 0-2. M. 73. Xavi remta con la derecha desde un par de metros fuera del área y el balón entró tras tocar en un defensor del Athletic. 1-2. M. 90. De Marcos, de cerca, a pase de Gabilondo. 1-3 M. 91. Busquets culmina una contra con un derechazo por la escuadra.

Árbitro: Mateu. Expulsó a Amorebieta (m. 34) por roja directa por una entrada con la plancha por delante a Iniesta. También expulsó a Villa con otra roja directa (m. 41) por un manotazo de Villa a Gurpegi. Mostró tarjeta amarilla a Piqué.

San Mamés: 45.000 espectadores.