Público
Público

A un toque de Londres

La Rojita accede a las semifinales donde se medirá a Bielorrusia. España destroza a Ucrania (3-0) con un fútbol excelso en el que Thiago ofrece su mejor versión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La pelota no miente. Incluso derriba mentiras instaladas. Una de ellas es que sólo el Barça puede jugar como el Barça. La adopción de su estilo por parte de la selección absoluta se justifica en la masiva presencia de jugadores azulgrana. Sin embargo, la Sub 21 sólo formó con dos jugadores del Barça y destrozó a Ucrania. El triunfo le dio el acceso a las semifinales y la deja a una victoria de Londres 2012, aunque si cayera ante Bielorrusia, todavía podría sacar el billete en el partido por el tercer y cuarto puesto.

Uno de esos dos jugadores del Barça sobre el campo era un lateral, Montoya, que puede apuntalar un estilo, pero no generarlo. Thiago, el otro, sí. Y así lo hizo. Por primera vez en este europeo cuadró su fútbol: toque veloz y adornos como recursos y no como exhibicionismo individual. Su primer tiempo proyectó un futuro ilimitado.

Si se incluye a Botía, un central criado en La Masía, incluso se puede hablar de tres jugadores con pedigrí sobre el campo. Aun así, La Rojita desfiguró a Ucrania con el sello del Barça. Estos futbolistas de Milla no deben sumar más de una treintena de entrenamientos juntos y menos partidos todavía. Sin embargo fueron capaces de combinar y moverse con la velocidad y la precisión necesarias para poder ejecutar ese juego que entrenadores con plantillas repletas de talento no se atreven.

De Gea confirmó que España está engrasada en todas sus líneas

El talento tampoco miente. Ahí está Muniain, el primero en empezar a agujerear a los ucranios; driblando o descargando paredes a un toque. Acostumbra a martillear en el juego guerrillero del Athletic y en este fútbol combinativo no sólo no desentona, sino que parece mejor jugador. Javi Martínez también juega a lo mismo en el Athletic. Su figura larga y pesada le convierte en sospechoso para el estilo. Su partido también lo desmintió. Fue capaz de jugar a uno o dos toques para acelerar la circulación. Ahí es donde España borró a Ucrania.

Su velocidad de balón, sobre todo en el primer tiempo, fue prodigiosa. Y ahí, Thiago también estuvo imperial. Hacia atrás y hacia adelante. Unas veces buscando soluciones necesarias y otras definitivas como en el segundo gol. Fue prodigiosa su arrancada, cabeza alta, dribling y pase corrido para Montoya que leyó muy bien el momento de proyectarse. Con la cabeza alta, también, vio la llegada de Adrián por el segundo palo y le regaló el gol. El delantero asturiano ya promedia un tanto por partido, con lo parece cerrar de manera definitiva el debate sobre el nueve goleador. Con esa producción de juego que se genera por detrás de él puedehincharse.

Antes del gol de Adrián, Mata -que también ha crecido desde el debut con Inglaterra- había concretado un pase de Ander Herrera, otro bajito que la está rompiendo. Mata cerró el marcador de penalti. Y De Gea confirmó que España está engrasada en todas sus líneas para ese partido decisivo con Bielorrusia al detener el penalti cometido por él mismo. 

Ucrania: Kanibolotskiy; Butko, Rakitskiy, Kryvtsov, Selin; Chesnakov, Biliy (Golodyuk, m. 38; Konoplyanka, Garmasch, Yarmolenko (Vitsenets, m. 82); y Zozulya.

España: De Gea, Montoya, Botía, Domínguez, Dídac; Thaigo, Javi Martínez (Parejo, m. 76), Ander Herrera; Mata, Adrián (Bojan, m. 80) y Muniain.

Goles: 0-1. M. 10. Ander Herrera mete un pase raso al área, Rakitskiy se resbala y Mata marca sin oposición. 0-2. M. 29. Thiago arranca desde el medio del campo, elude a un contrario, habilita a Montoya y el centro raso de este lo remacha en boca de gol Adrián. 0-3. M. 72. Mata, de penalti, cometido sobre él mismo por Garmasch.

Árbitro: Strahonja (Croacia). Expulsó a Garmasch (m. 71) por roja directa. Mostró tarjeta amarilla a Yarmolenko, Montoya, Konoplyanka, De Gea.

Herning Stadion: 2.000 espectadores. Los jugadores de la selección española lucieron brazalete negro por la muerte de Julián del Amo que fue delegado de la selección absoluta. De Gea detuvo un penalti (m. 71) a Konoplyanka cometido por el propio portero sobre Zozulya.