Público
Público

Torres pierde en su debut contra el Liverpool

El Chelsea no supo aprovechar su pegada en el estreno de 'El niño' en Stamford Bridge 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Ser hincha del Liverpool está siendo una experiencia muy dura en esta temporada. Hasta hoy. No sólo se fueron de Stamford Bridge con una sorprendente victoria sobre el Chelsea por 0-1, sino que tuvieron la oportunidad de vengarse del que era su ídolo hasta la semana pasada. “Los traidores siempre caminarán solos”, le cantaron a Fernando Torres.

Cuando Torres se fue al banquillo en el minuto 65 era el jugador que menos veces había tocado el balón. Pero los delanteros sólo necesitan un toque para dejar huella. Torres tuvo una ocasión propicia al minuto y medio de juego y disparó alto. A la media hora, Drogba le sirvió un buen balón pero Carragher interceptó el disparo. Y ahí se acabó la aportación del jugador que acaba de costar 59 millones.

Carlo Ancelotti tomó la decisión de juntar en ataque a Torres, Drogba y Anelka. El resultado fue que los jugadores se amontonaron por el centro y no hubo juego de bandas. Quizá con Malouda habrían tenido más opciones de ensanchar el campo.

El entrenador había dicho antes que la atmósfera del equipo ha mejorado con la llegada de Torres. Veía a los jugadores “más motivados”. No se pudo apreciar eso en el campo. Su única amenaza fueron los remates de cabeza de un defensa, Ivanovic, en los saques de esquina. El Chelsea demostró una alarmante falta de imaginación en ataque. La conexión entre Lampard y Essien y el ataque era tan previsible que la defensa del Liverpool se vio muy poco exigida y regaló una tarde tranquila a Reina.

Kenny Dalglish se presentó en el campo sin delanteros. El sustituto de Torres, Andy Carroll, pasará varias semanas lesionado y Suárez se quedó en el banquillo. Sin embargo, los reds no se colgaron de su larguero como era habitual en la época de Hodgson. Adelantaron líneas y ahogaron el juego de creación del Chelsea mucho antes de que llegaran a su área.

En realidad, el partido fue tremendamente aburrido y plano, precisamente en una jornada en la que hubo una lluvia de goles. El empate a cero habría sido el resultado más lógico si en el minuto 68 Cech y tres de sus defensas no hubieran dejado pasar un centro no muy peligroso de Gerrard. Meireles entró por el segundo palo y marcó el gol de la victoria.

Defina ironía: el Liverpool ya es sexto –su mejor posición del año– y está a seis puntos del Chelsea. Hace unas jornadas, aún estaba hundido en la miseria. Ahora sin Fernando Torres, puede aspirar a clasificarse para la Liga de Campeones.