Publicado: 04.07.2015 08:22 |Actualizado: 04.07.2015 08:22

El Tour de los cuatro colosos

El español Alberto Contador -que busca el doblete tras ganar el Giro-, el italiano Vincenzo Nibali -que defiende cetro-, el británico Chris Froome -que ganó la edición 2013- y el colombiano Nairo Quintana son los favoritos para imponerse en una ronda de gala que arranca hoy en Utrecht y que ofrecerá grandes etapas de montaña. 

Publicidad
Media: 1.50
Votos: 2
Comentarios:
Nibali, Contador, Froome y Quintana.

Nibali, Contador, Froome y Quintana.

Cuatro nombres centran las miradas en el Tour de Francia que este sábado comienza en Utrecht, cuatro sueños por el maillot amarillo representados por el español Alberto Contador, la ambición del doblete; el italiano Vincenzo Nibali, la regularidad; el británico Chris Froome, la arrancada mortífera; y el colombiano Nairo Quintana, joven y enorme escalador.

Un Tour con solo 14 kilómetros contrarreloj y seis finales en alto, con "muros" y pavés en la primera semana y grandes puertos en Pirineos y Alpes, con emoción hasta las puertas de París, ya que el último sábado aguarda la leyenda del Alpe D'Duez. Ingredientes que ilusionan a los candidatos, aunque favorecen a unos más que a otros. El poco protagonismo del reloj perjudica a Froome, el exceso de montaña a Nibali, pero Contador y Quintana se frotan las manos ante las grandes etapas pirenaicas y alpinas. Cada uno de ellos tiene motivos para encontrar pros y contras.



Contador, ante el reto de encadenar Giro-Tour

De los cuatro destaca el reto del ciclista madrileño, que pretende entrar en los libros sagrados del ciclismo encandenando su victoria en el Giro de Italia con la del Tour que arranca hoy. Un reto que nadie ha conseguido desde hace 17 años y al alcance de muy pocos ciclistas en la historia de este deporte.

Una victoria de Contador, la octava en una Gran Vuelta, sería algo histórico, puesto que es una gesta que solo han conseguido Fausto Coppi (1949, 1952), Jacques Anquetil (1964), Eddy Merckx (1970, 1972, 1974), Bernard Hinault (1982, 1985), Stephen Roche (1987), Miguel Induráin (1992, 1993) y Marco Pantani (1998).

Tiene a favor la experiencia, el recorrido y la moral de la magia rosa. Pero el de Pinto teme más "a la respuesta física que a los propios rivales". De los candidatos es el que llega con más kilómetros en las piernas y días de competición: 44. El terreno propio de Contador son las subidas finales, si bien es capaz de atacar de lejos en situaciones desesperadas, como en famosa etapa de Fuente Dé en la Vuelta 2012 que le condujo al maillot rojo.

Ocho años después de su primera victoria en 2007, Contador tratará de olvidar su abandono del año pasado, en el que se fracturó la meseta tibial para reaparecer con triunfo en la Vuelta, para cerrar su doblete, que ya intentó sin éxito en 2011, antes de su posible retirada, que prefiere encarar con su tercer Tour. Sin embargo, desde su triunfo en 2010, posteriormente retirado, nunca ha vuelto ni siquiera al podio.

Nibali, Froome y Quintana, tres duros huesos

El jefe de filas del Tinkoff-Saxo tendrá varios rivales para acercarse a los Induráin, Merckx, Anquetil e Hinault, que lideran el palmarés con cinco victorias. Para empezar, el italiano Vincenzo  Nibali, un "buscador de emociones," que defiende el título de 2014. A sus 30 años, el siciliano se encuentra ya en club de 6 corredores que han ganado las tres grandes. Es un ciclista de gran regularidad y a priori tiene a su favor una etapa de pavés similar a la que le permitió lucirse y sacar 2.15 minutos a Contador. Sobre los adoquines empezó el despegue.

Sin embargo, el campeón italiano no se verá favorecido por las etapas con llegada en muros porque no es un corredor explosivo, como Contador. En la gran montaña luchará con los grandes especialistas, a quienes supera en los descensos por su habilidad y valentía. Cuenta con un potente equipo a sus servicio. El "Tiburón" no quiere saber nada de la presión. "Estoy al mismo nivel que el año pasado y he trabajado para ganar, pero no me obsesiona ganar de nuevo", asegura.

Chris Froome, también en los 30 años, es el principal perjudicado por el recorrido con menos contrarreloj desde años inmemoriales. Desde su irrupción en la carrera como favorito, el peor puesto de Froome en una contrarreloj del Tour ha sido el segundo.

Hubiera sido el crono un gran aliado del británico de origen, pero llega "entusiasmado" a Utrecht, convencido de que "la decepción del año pasado es la motivación de esta edición". Su reto es recuperar la corona de 2013 y para ello se ha entregado al entrenamiento en altura y ha competido 27 días. Su triunfo en el Dauphiné le ha reforzado y cuenta con un equipo excelente, con Richie Porte incluido. Contador asegura que teme "sus cambios de ritmo en los puertos, difíciles de seguir".

El único que no sabe lo que es ganar el Tour es el colombiano Nairo Quintana, el más joven de los favoritos con 25 años. Calidad, juventud y ya con la experiencia de un segundo puesto en 2013, con reinado de la montaña y un triunfo de etapa y un Giro de Italia en 2014. El sueño de "Naironman" es llegar de amarillo a París y convertirse en el primer ciclista latinoamericano ganador del Tour. Ganador de la Tirreno Adriático este año, ha competido 36 días. Sus dotes de escalador, ambición e inteligencia en carrera le permiten soñar con razón.

Segundas espadas

Un Tour igualado con muchas estrellas en acción, en el que no faltará la llamada "segunda fila", también numerosa, que incluye a los españoles Alejandro Valverde y "Purito" Rodríguez. El murciano estará al servicio de Quintana, líder del Movistar, y como el catalán buscará cazar etapas echas a su medida, como las de los muros de Huy y Bretaña y el repecho de Mende.

Junto al dúo español aspiran al "top five" los franceses Jean Christophe Peraud y Thibaut Pinot, ambos en el podio 2014, o el estadounidense Tejay Van Garderen.

No es un Tour para los esprinters, pero en las pocas oportunidades que van a tener se espera con interés el duelo entre el noruego Alexander Kristoff y el británico Mark Cavendish. Para empezar una crono de 14 kilómetros que designará al primer líder, en Utrecht, engalanada como nunca para acoger la "Grande depart" del Tour, una ciudad donde, al igual que en toda Holanda, existe el culto a la bicicleta como medio de transporte. En este llano país hay más bicis que habitantes.