Publicado: 05.07.2014 08:00 |Actualizado: 05.07.2014 08:00

El Tour pone el Contador a cero

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El británico Chris Froome, defensor del título, y el español Alberto Contador ya están preparados para ofrecer un auténtico duelo de titanes hacia la conquista del Tour 2014. El ciclista español quiere volver a disparar bajo el Arco del Triunfo y para ello deberá destronar a Froome. La edición 101 que sale este sábado de Leeds, en Reino Unido. La salida en suelo anglosajón se debe a un gesto de la organización con el país dominador de la "grande boucle" los dos últimos años. Sobre un recorrido montañoso que incluye cinco finales en alto, una temida jornada de pavés y una única contrarreloj la víspera del final de 54 kilómetros, Froome lucirá el dorsal número uno.

Lo hará con pleno derecho, pero su condición no es la misma que hace un año, cuando arrasó en todas las pruebas anteriores. En el Dauphiné dejó algunas dudas, siendo batido claramente por Contador. Por su parte, el ciclista madrileño ha levantado muchas expectativas. Desde que fue descalificado por dopaje en 2010 no se presentaba con opciones tan claras. El de Pinto llega con una brillante tarjeta de presentación: victorias en Tirreno-Adriático y Vuelta al País Vasco y en el Dauphiné fue segundo, batiendo a Froome y sólo por detrás del ganador, el estadounidense Andrew Talansky. Un peso pesado dentro del pelotón, Alejandro Valverde, declinaba ayer la balanza en favor del español: "Analizando el año de ambos he visto a Alberto Contador mejor, con más seguridad. Para mí es más favorito que Froome".

Ambos corredores llegan protegidos por equipos potentes. Mientras Froome ha optado por la veteranía, con hombres de confianza como Richie Porte, el líder del Tinkoff ha perdido a Kreuziger y cuenta con Roche, Rogers y Majka, los tres procedentes del Giro. La lista de favoritos se amplía con un segundo escalón en el que se encuentran el italiano Vincenzo Nibali, un ganador de Giro y Vuelta sin consagrarse en el Tour. El "Tiburón" acaba de ganar el Campeonato de Italia, pero parece conformarse con ganar etapas y estar cerca del podio.

Situación similar a la de Nibali es la de Alejandro Valverde, quien a sus 34 años Está protagonizando una gran temporada. El murciano, jefe único del equipo por la ausencia del colombiano Nairo Quintana, ha perdido el miedo al Tour y llega "como nunca", convencido de poder alcanzar un puesto en el cajón. No se esperan más candidatos para alcanzar los puestos de honor, si bien siempre merodean los nombres del belga Jurgen van den Broeck, el estadounidense Andrew Talansky, el polaco Michal Kwiatkowski o el holandés Bauke Mollema. Aunque la montaña será protagonista, habrá etapas para el lucimiento de los esprinters. Se antoja interesante el duelo que mantendrán el británico Mark Cavendish y los alemanes Marcel Kittel, André Greipel y John Degennkolb. No son los únicos, ya que la nómina es amplia en materia de velocidad, con Sagan, Matthew, Bennati, Kristoff y el español José Joaquín Rojas.

Para todos estos desafíos, el recorrido ofrece 21 etapas repartidas en 3.664 kilómetros. Seis de ellas serán de montaña, con cinco finales en alto; una con pavés, la quinta, que ha metido el miedo en el cuerpo a todo el mundo con 15 kilómetros adoquinados, y una única contrarreloj la víspera de París, el día 27, de 54 kilómetros. Después de tres jornadas en el Reino Unido el Tour regresará a Francia y, tras pasar por lugares emblemáticos de la I Guerrra Mundial, la carrera transcurrirá por Los Vosgos antes de adentrarse en los Alpes con una décima jornada que llega en alto, a La Planche des Belles Filles. Los Alpes no serán decisivos, pero si lo serán los Pirineos en la última semana, con tres etapas determinantes. Destacarán especialmente los finales de Pla D'Dadet, con el Peyresourde; y en Hautacam, con el Tourmalet como testigo. La fiesta empieza en Leeds con una primera etapa en línea que finalizará en Harrogate. Será el inicio del camino británico, por donde han calado las hazañas de Sir Bradley Wiggins y Chris Froome. El primero no está, pero al segundo se le espera. Y al acecho estará, este año sí, Alberto Contador.

El Tour de Francia dará un salto al frente en el aspecto tecnológico, ya que cuatro corredores, de dos equipos distintos, llevarán cámaras adaptadas a sus bicicletas para captar los momentos más emocionantes de la etapa. Así, se podrán conseguir imágenes inéditas desde dentro del pelotón y los momentos cumbre de una etapa, como un esprint masivo o el descenso de un puerto.

La ronda gala podrá cuatro pequeñas cámaras ultraligeras, las cuáles se conectarán en los momentos claves de cada etapa. Esas imágenes aún no se emitirán en directo, pero serán editadas para la página web de la prueba. De esta forma, el ciclismo sigue los pasos que ya han dado otros deportes, como el motociclismo o la Fórmula 1, que han aportado este tipo de imágenes a su espectáculo. Esta iniciativa ha tenido que superar la parte reglamentaria del ciclismo, pero la Federación internacional ya dio luz verde el pasado mes de mayo con motivo de la Vuelta a California, cuando una llegada masiva filmada desde la bicicleta del alemán John Degenkolb sorprendió a los espectadores.