Publicado: 19.02.2014 07:00 |Actualizado: 19.02.2014 07:00

El último trampolín del Atlético

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Partido a partido, minuto a minuto, el Atlético de Madrid ha llegado a una escala a la que hacía muchos años que no se asomaba. Los rojiblancos, siguiendo la máxima de Simeone, tienen la oportunidad hoy de reclamar en Europa la autoridad que se han ganado en España desde hace meses. Esa ocasión, además, no se da en un estadio cualquiera, sino en todo un San Siro. Los que no parecen están al nivel de la cita ni de la eliminatoria ni siquiera de su propio recinto. El Milan, antaño terrible rival temido por todos, el coco de la competición, se ha ido transformando poco a poco en un equipo sin nada de chispa, sin orgullo, sin juego. Ninguna novedad. Sin embargo, hasta ahora le valía con la calidad individual de algún jugador y el orgullo. Este año ni eso: el club se encuentra sumergido entre las guerras internas institucionales y el desastre deportivo. Ni Galliani ni la familia Berlusconi son capaces de poner paz; de la misma manera que el equipo no es capaz de algo bueno. No es San Siro una plaza fácil, pese a todas las circunstancias. Se vuelven los rossoneros rocosos y ásperos, y si no que se lo digan al Barça.

La sorprendente llegada de Seedorf en enero consiguió devolver la moral a sus jugadores pero no los buenos resultados. A 31 puntos del líder, la Juventus, todo lo que le queda esta temporada es intentar clasificarse para la Europa League sin hacer más el ridículo. Soportado todo en las piernas de Balotelli, la Champions es algo a lo que los italianos no pueden aspirar. El potente ariete viene además de hacer un espectacular gol en el último partido del equipo ante el Bolonia. Kaká, la otra gran baza, se ha recuperado de sus molestias y seguramente será titular. Quienes sí serán baja segura son Robinho y El Shaarawy.

"Este partido tiene un peso diferente a los otros. Buscaremos clasificarnos con nuestras fuerzas y con el entusiasmo, sabiendo que enfrente tenemos un equipo que está más avanzado en todo, mientras que yo he llegado ahora y el grupo todavía tiene que absorber mis ideas, pero tengo confianza porque la Champions es una cosa diferente", dijo ayer el técnico holandés, otorgando todo el favoritismo al Atlético.

Se verá esta noche en San Siro un duelo entre dos equipos que suelen proponer poco al ataque, que tratan más de aprovechar los errores del contrario y machacarlo saliendo rápido al contraataque. Por ello, Simeone afirmó ayer que espera un partido abierto aunque negó la evidente superioridad colchonera. "El tema del favoritismo se ve en el campo. Nosotros venimos a hacer un buen partido, intentando jugar la eliminatoria con suma concentración, porque los equipos italianos viven de episodios y tienen jugadores para que sucedan", recitó.

Simeone no ha hecho más que perfeccionar ese habitual estilo rojiblanco en los años que lleva al frente del Atlético. Se ha convertido el club del Manzanares en una máquina en este aspecto, pero también en el defensivo. Lo ha dotado El Cholo de una seguridad de la que carecía en la retaguardia, para ser la defensa menos goleada de la Liga.

El salto en la Champions es lo único que le queda por demostrar a este Atlético, que en los últimos años ha alzado varios trofeos continentales y que se ha propuesto como alternativa en España. Todo a favor tienen, tras una primera fase impecable. El Cholo únicamente tiene las bajas de Filipe Luis y Tiago, aunque la del brasileño le ha dado más quebraderos de cabeza de los esperados, por lo visto en los últimos partidos.

Atlético de Madrid: Courtois; Juanfran, Miranda, Godín, Insua; Arda, Gabi, Mario Suárez, Koke; Raúl García y Diego Costa.

Milan: Abbiati; De Siglio, Rami, Mexes, Emanuelson; Essien, De Jong; Poli, Kaka o Pazzini, Taarbat; y Balotelli.

Árbitro: Pedro Proença (Portugal).