Público
Público

El trébol más verde en 61 años

Irlanda gana el Seis Naciones y el Grand Slam

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Una marabunta verde se movía a media tarde por Madrid en busca del sueño de su vida. Y lo encontraron a base de truculentas pintas y de un drop de O'Gara que desató la histeria en las cientos de tabernas irlandesas que inundan la ciudad. A dos minutos del final, O'Gara, el chico que nació en Estados Unidos y repudió el fútbol americano para enrolarse en la épica del 15 del trébol, rompió un maleficio irlandés que duraba desde 1985 con una conversión imposible y con Gales totalmente volcada en la línea de 22 irlandesa.

La tensión duró hasta el último segundo, ganaba Irlanda por 17 a 15. Las 300 personas que reventaban la taberna irlandesa Bo Finn, entre Diego León y Velázquez, se quedaron mudas cuando Stephen Jones, pateador galés, lanzó un golpe de castigo con el tiempo cumplido. Jones y todo Cardiff se tiraron de los pelos. El balón ovalado no atravesó los palos, así que Irlanda, su íntimo enemigo, se proclamó campeón.

Dentro del pub, un niño llamado Mark mira extrañado a su padre. '¿Por qué lloras?', le pregunta. 'Hijo, hoy has visto algo que muchos de tus familiares que están en el cielo hubieran soñado con celebrar', le responde ceremonioso tras enjugarse las lágrimas. Irlandeses de Dublín, Cork, Belfast, Omagh, Wicklow... se abrazan olvidando la división religiosa y política que les desune desde hace décadas.

Lo único que les amargó el día fue la suplencia de Stringer, el alma mater de la victoria en Francia. Aun así, las lágrimas inundaron los 26 condados irish cuando Brian ODriscoll, capitán y mejor jugador del partido, levantó la Copa del Seis Naciones cuya capacidad es de 3,75 litros, cinco botellas de champán la Triple Corona (al derrotar a todos los equipos de las islas) y el Grand Slam, que premia al que gana todos los partidos, algo que sólo había conseguido en 1948.

Irlanda, un país que sólo se une con la verde del trébol, se siente importante de nuevo gracias a la cabalgada infinita de Bowe, al tesón de ODriscoll y OCallaghan y a la clase de OGara. El chico que no quiso jugar al fútbol americano.