Público
Público

Los trece días de oro del Real Madrid

Los blancos resurgen con dos triunfos ante el Barcelona, el pase a una final de Copa, la eliminación del United en octavos de Champions y la ascensión al segundo puesto en Liga. Pero todavía no ha ganado ningún tít

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Si hiciéramos una comparación ciclista, se podría decir que el Real Madrid ha terminado su particular tránsito por los Alpes con sobresaliente. En trece días ha logrado el billete para la final de la Copa, la clasificación para los cuartos de la Champions, una doble victoria ante el Barcelona y el asalto al segundo puesto en Liga. Un balance inmejorable que devuelve la alegría al vestuario blanco. Sin embargo, esta enorme racha solo supone un paso más hacia la consecución de los dos títulos a los que todavía es capaz de optar y no se ha traducido en una mejora reseñable del juego que ofrece el conjunto de Mourinho, salvo el empaque exhibido en el Camp Nou.

Este domingo, la victoria en Vigo cerró la mejor semana y media del conjunto madridista en lo que va de temporada. Después del infame primer tramo de campaña, en el que tiró por la borda sus opciones en la Liga, el Real Madrid ha cambiado la cara por completo y ha recuperado el prestigio perdido. Con la moral por las nubes y con un gran tono físico, los de Mourinho han cuajado trece días de ensueño, que contrastan con la fase alicaída que atraviesa su eterno rival, el Barcelona.

El 26 de febrero fue un punto de inflexión. La vuelta de la semifinal copera en el Camp Nou se antojaba incierta y decisiva. Y el Real Madrid apuntilló a un equipo plano y con las heridas abiertas de la derrota en Milán. Los blancos, además, ofrecieron sólidos argumentos tácticos que dieron lustre al 1-3. Una presión alta de la defensa maniató la creación azulgrana y le alejó de la portería de Diego López, lo que propició el despliegue de la mejor arma ofensiva del Real Madrid, el contrataque. Sin duda, fue el mejor partido de los de Mourinho en la temporada.

El pase a la final de Copa, que jugará el 17 de mayo ante el Atlético de Madrid, pone a los blancos ante la oportunidad más asequible de lograr un título esta temporada. Y eso que todos en Chamartín siguen aferrándose al sueño de la Décima. El pase a cuartos de final ante el Manchester United fue sufrido y polémico pero el viernes el Real Madrid estará en el bombo de los ocho mejores de Europa. Antes del choque de Old Trafford hubo que disputar el insulso y siestero clásico de Liga, que también fue a parar a la buchaca blanca. Nada se puede rescatar del 2-1 del Bernabéu, salvo que el Madrid sumó dos de dos ante el Barcelona.

En Manchester ya lo dijo Mourinho tras el partido, 'el mejor equipo ha perdido'. Tras una primera parte sin opciones y con el mazazo del gol en propia puerta de Sergio Ramos, la rigurosa expulsión de Nani por la patada a Arbeloa y el arreón de calidad del Real Madrid, comandado por la irrupción de Modric, obraron el milagro. El Real Madrid solo ofreció el golazo desde fuera del área del croata y el tacón de Özil que terminó con el gol de Cristiano. Cinco minutos de inspiración que bien valen unos cuartos. Ah, y las paradas al final de Diego López. 

El periplo montañoso terminó este domingo con un puerto que le valió auparse al segundo puesto liguero. El partido en Vigo tampoco fue cómodo. Se convirtió en un correcalles que a punto estuvo de salirle caro. Dos goles de Cristiano, el primero tras un rechace y el segundo de penalti, volvieron a dar tres puntos al Madrid. El Celta aprovechó un error en cadena de la defensa blanca para meter nervio al partido y obligó a Diego López a realizar hasta nueve intervenciones. La victoria reflejó la diferencia de calidad de los jugadores de ambos equipos, no la superioridad de una propuesta futbolística sobre otra. 

Y el Madrid sigue prolongando el déficit goleador de Benzema e Higuaín. El francés solo lleva cinco goles en 2013 y el argentino 2. Karanka evidenció en la rueda de prensa posterior la preocupación por la sequía. Cierto es que Cristiano ha demostrado que puede con todo pero el Real Madrid no lo puede fiar todo a la omnipresencia del portugués.

El triunfo en Vigo terminó deparando una alegría doble, ya que el Atlético perdió justo después ante la Real Sociedad (0-1) en la primera derrota de la temporada en el Calderón, lo que intercambió las posiciones de ambos en la clasificación. El Real Madrid ahora es segundo, con un punto más que los rojiblancos. Y es la primera vez en el curso que está por encima de su vecino, que llegó a contar con una ventaja de ocho puntos tras la séptima jornada.

Con la Liga sentenciada -el Barça sigue líder a trece puntos-, ambos se preparan para una lucha por el subcampeonato de aquí a final de temporada. Crucial se presenta el partido que les enfrentará en el Vicente Calderón en la jornada 33, el último fin de semana de abril.  Otro cantar será la final de Copa.

Resumiendo, el Real Madrid se halla en su mejor momento de la temporada. Ha logrado la mejor racha del curso, con seis victorias seguidas. Cuatro en Liga ante Rayo, Deportivo, Barcelona y Celta. La de Copa ante el Barcelona y la de Champions ante el Manchester. En lo que va de 2013 ha sumado 25 puntos en Liga, tres más que el Barcelona. Ha encadenado cinco partidos invicto en Copa: uno ante el Celta, los dos ante el Valencia y los del Barça. Y ha saldado el pase a cuartos de Champions con un empate y una victoria ante el United.

El Real Madrid tendrá tiempo esta semana para asimilar el éxito cosechado. Hasta el sábado, ante el Mallorca, no vuelve a jugar y Mourinho ha dado descanso a los suyos hasta el miércoles.

Aun así, nos encontramos a mediados de marzo y el Real Madrid no ha ganado todavía ningún título. Es más, la Liga está imposible, en Copa debe enfrentarse a un Atlético especialista en ganar finales en los últimos años y en Champions todavía debería superar dos eliminatorias y la supuesta final. Mucha tela que cortar.